Kelly Bandala

El callejón actualmente Pasaje del Ayuntamiento es un lugar conocido por todos los poblanos y sus visitantes, todos hemos pasado por ahí alguna vez, ya sea para comprar algo de comer, una artesanía o para sentarnos a disfrutar de una plática; sin embargo, no todos conocen la verdadera historia de este lugar.

Hablar de cómo nació el Pasaje del Ayuntamiento es remontarse a los inicios de nuestra ciudad. En 1536 fue levantado el Primer Ayuntamiento, su sala principal era el Cabildo y ahí también se encontraba la casa del entonces alcalde de Puebla; un año después el Cabildo y el alcalde acordaron construir dos portales dentro de los solares del Ayuntamiento, así se originó el pasaje ya que se construyó para dividir el Ayuntamiento de el Portal de Hidalgo. A partir de 1537 el pasaje era utilizado por los regidores y la gente del mercado.

A partir de su construcción el callejón ha sido llamado de diferentes maneras:”callejón de la Carnicería” gracias a que en ese tiempo ahí se vendía únicamente carne, “Callejón de la Alhóndiga” cuando los vendedores comercializaban trigo, harina, maíz, cebada y más semillas, “Callejón de la Cárcel”, por la cárcel del Ayuntamiento, entre muchos otros nombres.
En el año 1901 el callejón empezó a tomar la forma actual; se hicieron remodelaciones y en el techo fueron puestos cristales con vitrales en ellos, fue entonces en que recibió su actual nombre.

Al día de hoy, en este corredor ya no venden ni carne, ni semillas; los comerciantes que hay dentro de él ofrecen artesanías, principalmente, también lo conforman negocios de comida y postres, tiendas de ropa y zapatos.

A pesar de que el Pasaje del Ayuntamiento ha tenido diversas remodelaciones en las fachadas, la pintura y la instalación de luz este lugar sigue siendo uno de los pocos lugares del zócalo que mantienen su función principal y ya es considerado parte importante del Patrimonio histórico de Puebla.