Kelly Bandala

Puebla está conformada por edificios antiguos los cuales tienen una historia pero es imposible que los ciudadanos actuales conozcan cada una de ellas; este es el caso del antiguo Cine Reforma de Puebla, ¿Sabías que existía un cine en una de las avenidas principales de la ciudad? Si no sabías este dato, no te preocupes, a continuación te contamos la historia de uno de los lugares que desaparecieron de Puebla.

Los empresarios William Jenkins y Gabriel Alarcón al notar el éxito que tenían los 2 cines ya instalados en la ciudad, decidieron invertir en el proyecto del Cine Reforma, la construcción se inició el 11 de agosto de 1939 y estuvo a cargo del arquitecto José Fernández.

El nombre de este cine fue gracias a que se encontraba ubicado en la Avenida Reforma, no. 104, este se convirtió en una de las inversiones más importantes de Jenkins y uno de los lugares más novedosos en el ámbito del entretenimiento de Puebla, tanta fue la fama que este cine tuvo desde su construcción que el gobernador Ávila Camacho acudió a la inauguración.

El Cine Reforma era catalogado como uno de los lugares más selectos de Puebla gracias a que se encontraba en la zona más lujosa de la ciudad, también era reconocido y admirado por todos ya que su fachada y su altura de 15 metros en forma triangular hacían del edificio uno de los más modernos para la época.

El interior del cine era algo que en su mayoría solo era apreciado por los poblanos de la alta sociedad, este estaba conformado por butacas cubiertas de seda azul las cuales contrastaban de forma excelente con el decorado café y crema de las salas; este cine también contaba con un amplio vestíbulo en el cual se daba la convivencia social y se ubicaba la fuente de sodas. Este edificio también se conformaba por instalaciones de aire acondicionado, una enorme pantalla y sistema de sonido, características que eran demasiado modernas para esos años.

El Cine Reforma por mucho tiempo fue el lugar preferido por todos los poblanos para disfrutar del séptimo arte pero después de muchos años e igualmente que los demás cines de la ciudad, este fué decayendo hasta que se decidió que cerraría sus puertas y dejaría de funcionar.

El edificio de lo que un día fue el famoso y prestigioso Cine Reforma actualmente se encuentra en buen estado y, aunque funciona como una tienda de electrodomésticos, seguramente sus paredes aún guardan los recuerdos de todas esas personas que pasaron momentos agradables.