Kelly Bandala

El día de hoy toca hablar de un lugar que seguramente todos hemos visitado y que, sin duda, tiene un lugar especial en nuestro corazón; hablamos de La Antigua Churrería de la Catedral. Este lugar no solo hace uno de los postres mexicanos más deliciosos, sino que también ha creado diferentes historias y experiencias en los poblanos que han llegado ahí en busca de un buen churro o chocolate.

En el año de 1962, el señor Don Pascual Vicente inauguró este local sin saber que este agradaría tanto a sus clientes; bajo los consejos de amistades provenientes de España, Don Pascual preparó una masa la cual haría que su nuevo negocio tuviera éxito gracias a su olor, color y sabor.

La exitosa receta de los churros se ha convertido en un secreto que los hijos de Don Pascual (actuales dueños de la churrería) protegen y solamente han compartido entre los miembros de la familia.

En la Antigua Churrería de Catedral no solo venden churros de azúcar, canela y rellenos; aquí hay variedad para todas las horas del día pues en su menú también hay otros antojitos como tortas y cemitas, bebidas calientes como chocolate y hasta panes rellenos de crema pastelera.

Este lugar ha tenido tanto éxito que actualmente cuenta con 2 sucursales más a la del centro de la ciudad: una en el portal del zócalo y una más en Amalucan.

La Antigua Churrería de la Catedral actualmente tiene 57 años brindando servicio a todos los poblanos y turistas y gracias a sus productos, ahora es una tradición visitar este lugar cada que pasas por el zócalo, si no has acudido a este establecimiento, no sabes a dónde ir este miércoles o tienes una cita especial, te recomendamos visitar esta churrería.