Redacción

El tifón Jebi, el más fuerte de los últimos 25 años que toca tierra en Japón, ha golpeado este martes las islas de Honshu y Shikoku, trayendo consigo fuertes lluvias y vientos.

El aeropuerto internacional de Kansai, situado en una isla artificial en medio de la bahía de Osaka, cerca de la costa de la isla japonesa de Honshu, ha quedado bajo el agua por completo tras el paso del fortísimo tifón Jebi y ha tenido que suspender todos los vuelos.

Además, un depósito de combustible ha chocado contra un puente que conecta el aeropuerto con la ciudad de Izumisano, en la prefectura de Osaka, informa NHK. De momento no se han reportado heridos.