Tras 4 años de impunidad
A un mes de conmemorar el 8 de marzo y buscar el trato justo y equitativo entre mujeres y hombres, las palabras JUSTICIA y DERECHOS se encuentran lejanas para aquellas o aquellos que han perdido a una integrante de su familia a causa de los FEMINICIDIOS.

Jonathan contaba con apenas 11 años cuando su mamá Nazaria Irais Simón Aguilar fue víctima de feminicidio el 24 de septiembre del 2017, a la fecha se ha vuelto un joven responsable que apoya a su familia, pero que vive con una gran incertidumbre porque las autoridades no han sabido darle justicia a su dolor.

Y es que Nazaria, una maestra de bachiller y taxista en el municipio de San Jerónimo Tecuanipan fue violada y asesinada por tres sujetos: Pedro N, Dylan N y Juan N que la llamaron para atender un viaje en el que ella jamás regresaría.
Los familiares de Nazaria que durante estos años han pedido a la Fiscalía General del Estado de Puebla trabajé para qué los presuntos feminicidas reciban el castigo correspondiente a su crimen, no han logrado más que toparse con una pared burocrática que en estos momentos les brinda una mala sorpresa a su sufrimiento, pues Dylan N y Juan N tendrían la posibilidad de salir libres mañana a las 8:30 hrs tras una audiencia de revisión de medidas cautelares.

En entrevista la hermana de Nazaria destacó que los abogados han buscado en todo momento entorpecer el proceso, porque constantemente diferían las audiencias y ahora están exigiendo una revisión de medida cautelar.

“Su feminicidio aún nos duele, su hijo en ocasiones aún la espera como ella prometió hacerlo ese día, vivimos con mucho miedo e impotencia, nos resulta complicada la idea de que mi hermana tenga menos derechos que las personas que la asesinaron y que sí mañana salen libres tengamos que convivir con ellos, Jonathan tenga que estar en el mismo lugar que los asesinos de su mamá”, mencionó su familiar.

Señaló que ellos han tratado en todo momento de agilizar el proceso por miedo a que ocurriera la liberación de estos feminicidas, pero por la pandemia y quizás por la desidia de las autoridades no se han podido llevar las cosas como se deben.
Solicitó de corazón al Fiscal, al Gobernador o a las autoridades correspondientes que se de justicia para Nazaria y para sus familiares que a tres años de su partida no han encontrado el consuelo.