Cuando llegó a EE.UU., la niña de África occidental tenía apenas cinco años, pero pronto fue responsable de cuidar a los hijos de una pareja de Texas, cocinar, limpiar y cortar el césped. Fue abusada y descuidada durante 16 años, hasta que escapó, según una denuncia penal contra la pareja.

La pareja ahora ha sido sentenciada a siete años en prisión cada uno y a pagar casi 300.000 dólares en restitución, según un comunicado de prensa del Departamento de Justicia emitido el lunes.

Ciudadanos de Guinea

Mohamed Toure, de 58 años, y Denise Cros-Toure, de 58 años, fueron declarados culpables en enero de trabajos forzados, conspiración para dar refugio a un extranjero y dar refugio a un extranjero.

Ambos son ciudadanos de Guinea, de donde fue llevada la joven, y residentes legales permanentes de EE.UU., pero podrían perder su estatus migratorio y ser deportados a Guinea, dijo el Departamento de Justicia.

“Espero que la sentencia de hoy aporte un cierto grado de justicia y sanación a la víctima, que sufrió un trauma indecible como resultado de los crímenes atroces de los acusados”, dijo el subsecretario de Justicia Eric Dreiband en un comunicado. “Los acusados robaron su infancia y su trabajo durante años, enriqueciéndose y dejándola con dolor y un futuro incierto”.

La pareja enfrentaba una sentencia máxima de 20 años por trabajo forzoso, 10 años por conspiración para dar refugio a extranjeros y 5 años por dar refugio a extranjeros.

Un abogado de Toure dijo que la pareja estaba satisfecha con la sentencia más leve, pero sostuvo que la historia de la niña fue inventada.

Lejos de casa

Los investigadores afirman que la joven vivía inicialmente en una choza de barro de una sola habitación con su familia en Guinea. Todavía era joven cuando su padre, que trabajaba como agricultor, la instó a ir a la ciudad para trabajar. Ella pronto comenzó a trabajar para la familia de Cros-Toure en Guinea, según la queja.

En enero de 2000, la joven, que no fue identificada en la denuncia penal, fue trasladada en avión a la residencia de Toure en Southlake, donde su primer trabajo fue cuidar del hijo menor de la pareja, quien tenía aproximadamente dos años en aquel momento, dice la denuncia de 2018. Ella no hablaba inglés cuando llegó y no estaba inscrita en la escuela.

La niña denuncia años de abuso

La carga de trabajo de la niña eventualmente aumentó para incluir cocinar, limpiar, lavar la ropa, cortar el césped y jardinería. Su día comenzaba alrededor de las 7 am, cuando los hijos de la pareja se iban a la escuela y continuaba hasta que se iban a dormir por la noche, dice la queja.

No comía con la pareja y sus cinco hijos y dormía en el piso, dijeron los investigadores. La pareja la mantuvo en su casa, la aisló, la obligó a hacer tareas domésticas y a cuidar a sus hijos sin pagarle, y se aseguró de que ella dependiera completamente de ellos, según la denuncia penal.

Scott Palmer, el abogado de Cros-Toure, dice que la pareja no le pagó a la niña por su trabajo porque era como una familia.

“No le pagaron a ella, pero usted no le paga a los miembros de la familia para que limpien su propia casa”, dijo. “Ella vivía allí, como cualquier otra persona”. Dijo que la pareja quería adoptar a la niña.

Pero el Departamento de Justicia dice que la pareja “la castigaba física, emocional y verbalmente”, cada vez que los desobedecía o “no realizaba el trabajo requerido a su gusto”.

La llamaban “perro”, “esclava”, “sin valor” e idiota, dijo el Departamento de Justicia en el comunicado de prensa del lunes, citando las pruebas presentadas en el juicio de la pareja. La ahogaban, la azotaban, a veces le jalaban del pelo y otras veces se lo cortaron, dijo el Departamento de Justicia.

El abogado de Toure, Brady T. Watt III, dijo que esas historias fueron inventadas en el intento de la niña de quedarse en Estados Unidos. Watt le dijo a CNN que la niña hizo las denuncias después de que su familia le pidió que la devolvieran a Guinea.

“Sabemos por qué ocurrió esto, porque esta era su vía para obtener una visa”, dijo Watt. “Ella no era una esclava. Estaba registrando sus carreras en su Fitbit, tomándose fotos como modelo”.

Se escapó después de 16 años

En el verano de 2016, la niña había confiado a las personas que conocían a Cros-Toure y Toure sobre el abuso y había tratado de huir, pero siempre regresaba a casa, según la denuncia penal.

En agosto de ese año, con la ayuda de algunos antiguos vecinos, esperó a que Cros-Toure se marchara de la casa y huyó, llevando consigo una maleta, una mochila y sus documentos de viaje.

“Los casos de tráfico de trabajo forzado son notoriamente difíciles de procesar, en parte porque las víctimas a menudo tienen miedo de expresarse”, dijo la fiscal federal Erin Nealy Cox en un comunicado de prensa. “Quiero felicitarla, así como a los testigos que ayudaron a aclarar sus circunstancias”.

“Si queremos eliminar la trata de personas, debemos recordar a los testigos que hablen y pedir a la comunidad que se mantenga alerta”.

La sentencia debe enviar un mensaje a las personas que abusan y explotan a otros, dijo Jeffrey McGallicher, agente especial a cargo de la Oficina de Campo en Houston del Departamento de Servicios Sociales.

“Se te hará responsable de tus actos perversos”, dijo McGallicher.

CRÉDITOS:
https://cnnespanol.cnn.com/2019/04/23/condenan-a-7-anos-de-carcel-a-pareja-de-texas-por-obligar-a-una-joven-a-trabajar-16-anos-en-su-casa-sin-pago/#0