Plantando cara al Dodge Charger, Ford cobra fuerza con el Interceptor; un auto hecho para hacer cumplir la ley.

 

Por: Ignacio Badillo

En países que conforman el norte y algunos en el sur del continente americano es común ver al Dodge Charger como el auto designado para hacer la tarea de policía a nivel federación, sin embargo, esto comenzó a cambiar con la llegada del Interceptor que ha demostrado ser más capaz y eficiente.

Basado en la carrocería del Taurus, el Interceptor involucra un motor con la tecnología EcoBoost, lo cual se traduce en un V6 turbocargado con 365 Caballos y 350 Libras de Torque. Dichos datos hacen que acelere de 0-100 km/h en 5.8 segundos y consiga un cuarto de milla de 14 segundos.

También ha demostrado ser el más ágil en pruebas de circuito, obteniendo un tiempo de 1:20:47 en el Auto Club Speedway (Circuito ubicado en Fontana, California) derrotando nuevamente al Dodge Charger y al Chevrolet Caprice.

A estas unidades se les hacen ciertas modificaciones exclusivas para su uso policial, una de ellas es la inclusión de otros asientos, mismos que incluyen protección contra balas y objetos punzo cortantes con el fin de evitar algún ataque a los oficiales al mando, y otra de las modificaciones importantes es la inclusión de una jaula de seguridad que divide la zona de piloto y copiloto de la de los ocupantes en la parte posterior. Además de contar con tracción a las 4 ruedas para no perder adherencia en ningún momento.