TRAS 11 HORAS DE AUDIENCIA, EL JUEZ DETERMINÓ QUE ROSARIO ROBLES TENDRÁ QUE PASAR DOS MESES EN EL PENAL DE SANTA MARTHA ACATITLA

Eduardo Sánchez

María del Rosario Robles Berlanga fue trasladada al penal de Santa Martha Acatitla, donde permanecerá mientras concluye su proceso por los cargos de uso indebido del servicio público, al haber sido partícipe de la ya conocida Estafa Maestra. Tras 11 horas de audiencia, la ex funcionaria que encabezara la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en 2012-2015 y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) 2015-2018 tendrá dos meses mientras la Fiscalía General de la República (FGR) realiza la investigación complementaria del caso. De acuerdo con autoridades, Rosario Robles había sido parte del desvío de recursos que realizaron las dependencias que encabezó durante los últimos seis años y que involucró a 11 dependencias del Gobierno Federal, ocho universidades públicas y 186 empresas para desaparecer millones de pesos.

Durante su primera audiencia, Robles Berlanga, quien sería la ex funcionaria con mayor rango involucrada en el caso, reveló que en su paso por las dependencias informó de las irregularidades al entonces presidente de la República, Enrique Peña Nieto y al ex candidato presidencial, José Antonio Meade, quien quedó a cargo de la Sedesol en 2015. Pero, de acuerdo con la Fiscalía, Robles estaba siendo acusada del ejercicio indebido de la función pública debido a que fue omisa para detener la realización de convenios entre la Sedesol y la Sedatu.

La defensa de la ex funcionaria presentó diversas pruebas para demostrar que Rosario sí realizó acciones para reportar las irregularidades e inclusive se hizo referencia al acta de entrega recepción de la titularidad de la Sedesol, entre Rosario Robles y José Antonio Meade, realizada el 27 de agosto de 2015, en la cual se advertían que existían señalamientos de irregularidades por parte de la Auditoría que estaban pendientes por solventar. Pese a presentar más de 30 pruebas, el juez determinó que las irregularidades habían sido cometidas por los mismos funcionarios a su cargo en ambas dependencias y encabezadas por Emilio Zebadúa, como Oficial Mayor. Por tal motivo, el juez consideró que Rosario Robles nunca hizo nada por detener las anomalías: “Se dicta vinculación a proceso por el ejercicio indebido del servicio público por afectaciones ocasionadas por las omisiones en la Sedesol y Sedatu”. Para cerrar con broche de oro, los fiscales del caso pidieron al juez le impusiera prisión preventiva como medida cautelar, aunque el delito señalado no lo ameritara, por “riesgo de fuga”.

Finalmente, se dio un plazo de dos meses para la siguiente audiencia, tiempo en el que Rosario Robles permanecería dentro del penal femenil de Santa Martha Acatitla. Pero el asunto no terminó ahí, pues ahora la Unidad de Inteligencia Financiera, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) prepara una nueva denuncia contra Rosario Robles, ya que habrían detectado 105 convenios adicionales a los que ya había encontrado la ASF con un valor superior a los 800 millones de pesos.

LA ESTAFA MAESTRA

La red de corrupción y desvío de recursos fue documentada y expuesta en 2017 por el portal de noticias Animal Político y la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). Gracias a este documento, se exhibió la irregularidad en contratos de al menos 11 instituciones públicas, entre las que se encuentran la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el Banco Nacional de Obras y la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex), entre otras. Las instituciones eran contratadas para hacer estudios e investigaciones y también se incluyeron a algunas universidades públicas para desviar recursos fiscales. Otro de los involucrados en el caso y los procesos judiciales es el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien habría usado 128 empresas fantasma para desviar recursos federales.