CON LA DETENCIÓN DE ROSARIO ROBLES, SU JEFA, JUAN CARLOS LASTIRI ESTÁ DENTRO DE LOS IMPLICADOS EN ESTE CASO

Eduardo Sánchez

Con la aprehensión de Rosario Robles, es cuestión de tiempo para que el resto de involucrados en la Estafa Maestra sea entregado a la ley, uno de ellos es el poblano Juan Carlos Lastiri, quien durante el gobierno de Enrique Peña Nieto mantuvo cargos en la Sedatu y Sedesol, dependencias involucradas en el gran desvío de recursos, lo que lo coloca como uno de los autores materiales de este gran robo. En julio pasado, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, reveló que se estaba indagando sobre al menos 50 implicados de la red de servidores públicos y empresas relacionadas en este gran robo al erario público.

De acuerdo con Animal Político, son 16 los funcionarios que tuvieron cargos en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), mismos que firmaron alrededor de 28 convenios por 3 mil 258 millones de pesos, con universidades y organismos de comunicación entre 2013 y 2016.

LASTIRI Y LA ESTAFA MAESTRA

El político priista entró en el mapa nacional de la mano del ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Estuvo cerca de obtener el segundo lugar de la fórmula rojiblanca en el Senado de la República en el pasado sexenio, pero finalmente fue enviado en calidad de secretario de Gestión Social al PRI nacional. Este encargo le fue otorgado no sin antes ser colocado junto a Rosario Robles, quien arribó a la Sedesol y más tarde a la Sedatu, dependencias en las que brindó espacio a Lastiri, convirtiéndose en su mano derecha en su paso por instituciones públicas. Ya como funcionario, el priista movió miles de millones de pesos, algunos dentro de las campañas del PRI, bajo políticas sociales, la más famosa: Cruzada Contra el Hambre, misma que terminó siendo un fracaso e investigada por la Auditoría Superior de la Federación.

Lastiri fue ganando terreno como interlocutor de los gobierno federal y el estatal de Puebla y para 2018 dejó su cargo como subsecretario de la Sedatu para buscar un cargo de elección popular, no sin antes dejar una serie de irregularidades en la dependencia antes mencionada. Fueron 12 ex funcionarios de la Sedesol quienes firmaron convenios vinculados con el presunto desvío durante la administración de Rosario Robles Berlanga y repitieron cargos en la Sedatu. Lastiri Quirós, subsecretario de Prospectiva, Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional en la Sedesol, realizó la firma del convenio multianual por 338 millones de pesos, investigado por la Auditoría 246, y que derivó en una denuncia penal en octubre de 2015, antes de saltar de dependencia. Entre el resto de presuntos vinculados con la Estafa Maestra se encuentran funcionarios cercanos del priista, como Juan Manuel López, ex delegado de la Sedatu en Puebla y quien firmó convenios fechados entre 2015 y 2016 con un Tecnológico de Comalcalco, junto con él, también fueron señalados José Antonio Orozco Martínez, Armando Saldaña y Enrique González Tiburcio.

En los años siguientes, Lastiri estuvo a cargo de la aprobación de más convenios como el pago de 7.5 millones de pesos a beneficiarios inexistentes del sismo del 19S. Las irregularidades fueron detectadas por la Auditoría Superior de la Federación, la que también había revelado inconsistencias en 40 mil registros de vivienda duplicados. Es importante mencionar que para la restauración en Puebla se requerían de mil 118 millones de pesos, pero, tras asumir los trabajos en la entidad como subsecretario de la Sedatu, esta dependencia realizó una reducción del 26.5 por ciento a los recursos destinados para los trabajos de reconstrucción. Tras su salida, en 2018, para buscar una senaduría, Iván Tirzo, en su columna de Milenio, exhibió el robo millonario que sufrió el ex candidato en su casa ubicada en la zona residencial de La Vista Country, en Puebla, donde almacenaba aproximadamente 50 millones de pesos y el cual no fue denunciado, pese al acercamiento de autoridades.

Muchas son las migajas que Juan Carlos Lastiri dejó durante el sexenio de Enrique Peña Nieto y ahora que su jefa Rosario Robles ha sido detenida, son muchas las cabezas que podrían caer, tal es el caso del rector de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), José Manuel Piña Gutiérrez, y el exrector de la Universidad Tecnológica de Tabasco (UTT), Fernando Calzada Falcón; además de tres exrectores de la Universidad Popular de la Chontalpa (UPCH), José Víctor Zárate Aguilera, José Luis Hernández Lazo y Pedro Javier Muñoz Vergara; el exrector de la Universidad Politécnica del Golfo de México, Luis Andrés Domínguez, y Carlos Mario Olán López, del Instituto Técnico Superior de Comalcalco (ITSC), José Antonio Meade, sucesor de Rosario Robles en la Sedesol y un largo etcétera que las autoridades seguirán dando a conocer en próximos días