El Financiero / AP

Un agresor con un cuchillo mató este jueves a tres personas en una iglesia de la ciudad mediterránea de Niza, según las autoridades. Fue el tercer ataque registrado en Francia en dos meses.

El atacante resultó herido por la policía y fue hospitalizado tras el crimen en la iglesia de Notre Dame, a menos de un kilómetro del lugar donde otro agresor embistió con un camión en 2016 a la multitud reunida para celebrar el Día de la Bastilla, matando a decenas de personas.

Se creía que el agresor de este día actuaba solo y la policía no buscaba a otros sospechosos, según indicaron dos agentes de policía que no estaban autorizados a dar su nombre.

La fiscalía antiterrorista francesa abrió una pesquisa sobre los asesinatos, el tercer ataque desde que el pasado septiembre comenzó el juicio por delitos de terrorismo en torno a los asesinatos en enero 2015 en la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo y un supermercado kosher.

“Gritó ‘¡Alá es grande!’ una y otra vez, incluso después de que le hirieran”, comentó el alcalde de Niza, Christian Estrosi, que dijo a la televisora BFM que tres personas habían muerto, dos en la iglesia y una tercera que huyó herida de muerte. “No había dudas sobre el significado de su gesto”.

Imágenes emitidas en medios franceses mostraban el barrio acordonado y rodeado por policía y vehículos de emergencias. Se oían explosiones mientras expertos en explosivos detonaban objetos sospechosos.

Se desconocía el motivo exacto del ataque, aunque Francia está en alerta por riesgo de ataques terroristas, en medio de tensiones por la publicación de caricaturas del profeta musulmán Mahoma en el semanario satírico Charlie Hebdo y después de otros dos ataques recientes asociados a las caricaturas.

La cámara baja del parlamento galo suspendió un debate sobre restricciones para combatir el coronavirus y guardó un minuto de silencio por las víctimas. El primer ministro abandonó el salón de plenos para dirigir una reunión del gabinete de crisis sobre el ataque. El presidente, Emmanuel Macron, tenía previsto visitar Niza más tarde.

Hace menos de dos semanas, un hombre decapitó a un maestro de escuela francés que había mostrado las caricaturas del profeta Mahoma para una clase sobre la libertad de expresión. Esas caricaturas fueron publicadas por Charlie Hebdo y mencionadas por los hombres que atacaron la reunión editorial de la revista en 2015.

En septiembre, un hombre que había pedido asilo en Francia atacó a los peatones con un cuchillo de carnicero ante las antiguas oficinas de Charlie Hebdo.

Más ataques

Durante este día, un hombre saudí apuñaló y causó heridas leves a un guardia en el consulado francés en la ciudad de Yidda, señalaron las autoridades. Francia pidió a sus ciudadanos en el reino que estén en “alerta máxima”.

La agencia noticiosa Saudi Press no informó de inmediato sobre el motivo del ataque ocurrido en la ciudad portuaria del Mar Rojo.

Las fuerzas especiales para la seguridad diplomática pudieron arrestar al autor del ataque, un hombre de unos 40 años que “utilizó una herramienta afilada”, destacó Saudi Press citando al vocero de la policía, el major Mohammed al-Ghamdi. El guardia fue trasladado a un hospital para ser atendido de sus lesiones, añadió.

El reporte no ofreció más datos sobre lo ocurrido. Un comunicado publicado por la embajada de Francia en la capital del reino, Riad, repitió los detalles de la información de la agencia, añadiendo que la misión diplomática condenó el “injustificado” ataque.

“Pedimos a nuestros compatriotas en Arabia Saudí que estén en alerta máxima”, agregó la nota.

Tras el ataque, tachado de “cobarde” y “salvaje” por el primer ministro francés Jean Castex y condenado por el Vaticano, el gobierno decidió elevar el nivel de seguridad en todo el país a “urgencia atentado”, que corresponde a un estado de vigilancia máxima.

El atacante irrumpió hacia las 9:00 am locales (2:00 am, hora de la Ciudad de México) armado con un cuchillo en la basílica Notre-Dame de la Asunción, en pleno corazón de esta ciudad de la Riviera Francesa que hace 4 años fue blanco de un ataque yihadista que dejó 86 víctimas.

El hombre mató a dos personas dentro de la iglesia, en el centro de la ciudad, y a otra persona fuera del templo, antes de ser herido y detenido por agentes de la policía municipal.

Las víctimas al interior de la basílica eran un hombre y una mujer. La mujer fue degollada dentro del templo por el atacante que intentó decapitarla. El hombre, de 45 años, era el sacristán de la basílica.

El presunto autor gritaba de forma repetida “Alá Akbar” (Alá es el más grande), según declaró a la prensa el alcalde de Niza, Christian Estrosi, quien indicó que una de las víctimas podría haber sido decapitada. Las autoridades aún no han divulgado información sobre el detenido.

La tercera víctima, una mujer gravemente herida, logró huir a un bar vecino, pero murió poco después, indicaron a la AFP fuentes policiales. “Digan a mis hijos que los amo”, logró decir antes de fallecer, según testimonios difundidos por la cadena BFMTV.

“El presunto atacante del cuchillo fue disparado por la policía mientras era detenido, está en camino al hospital, está vivo”, dijo Estrosi a los medios.

El sospechoso es un tunecino de 21 años, llegado a Europa a través de la isla italiana de Lampedusa en septiembre, según fuentes informadas, citadas por la agencia AFP.

El joven, que estaba en Francia desde comienzos de octubre, fue identificado por la fuente como Brahim Aoussaoui. Habia llegado a fines de septiembre a Lampedusa y colocado en cuarentena, antes de de ser sometido a la obligación de dejar el territorio italiano.