El juicio es bajo la acusación de ‘incitación a la insurrección’ tras el asalto al Capitolio la semana pasada

 Donald Trump entró ayer miércoles en la historia como el único presidente de Estados Unidos en ser sometido a dos juicios políticos

Cámara de Representantes 

Luz verde: Aprobó por 232 votos frente a 197 acusar al presidente de “incitación a la insurrección” por los violentos sucesos de la semana pasada en el Capitolio.

 

Forbes

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este miércoles la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente, Donald Trump.

En esta ocasión el juicio es bajo la acusación de “incitación a la insurrección” tras el asalto de la semana pasada al Capitolio por parte de una turba de sus seguidores, que dejó cinco muertos. 

La mayoría de la Cámara de Representantes votó a favor de convertir a Trump en el primer presidente de Estados Unidos en ser impugnado dos veces.

Hace unas horas, la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que Trump “debe irse” ya que es “un peligro claro y presente” para el país, en el debate previo a la votación de un nuevo juicio político contra el mandatario, acusado de “incitación a la insurrección”.

“Sabemos que el presidente de Estados Unidos incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país común. Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos“, sostuvo Pelosi en el pleno de la Cámara Baja.

Estados Unidos vive una tensión política sin precedentes recientes después del violento asalto al Capitolio de la pasada semana por una turba de seguidores de Trump, que dejó cinco muertos.

El mandatario saliente criticó el nuevo juicio político en su contra como algo “absolutamente ridículo” y “una continuación de la mayor caza de brujas de la historia de la política”.

Todo ello a menos de una semana de que se lleve a cabo la ceremonia formal de traspaso de poder, prevista para el 20 de enero, en la que el demócrata Joe Biden asumirá la Presidencia.

Las autoridades han efectuado ya un enorme despliegue policial en Washington, con más de 10,000 efectivos, y levantando vallas en torno al Capitolio, en cuyas escalinatas se llevará a cabo la ceremonia de investidura, para evitar las escenas de la caótica jornada del pasado miércoles que dieron la vuelta al mundo.

El mandatario niega las acusaciones del caos que se vivió en el Capitolio la semana pasada y ha calificado este proceso como una “continuación de la caza de brujas” en su contra.

Diez congresistas republicanos se alinearon con los demócratas para votar a favor del impeachment. Esto supone una gran diferencia con el primer juicio político, en el que ningún republicano de la Cámara de Representantes lo aprobó.