Así lo señaló la presidenta del Sistema Estatal DIF durante su Informe de Resultados

Dulce Gómez

Durante su Informe de Resultados, Dinorah López de Gali, presidenta del Sistema Estatal DIF (Sedif), señaló que la violencia contra las mujeres es un problema que tiene raíces culturales muy profundas que se han extendido por el deterioro social que vive el país. Este miércoles por la mañana, Dinorah López arribó al Centro Expositor, en Los Fuertes de Loreto y Guadalupe, acompañada de su esposo, el gobernador José Antonio Gali Fayad. Antes de emitir su informe, ante la presencia de cientos de invitados, entre ellos la panista Martha Erika Alonso Hidalgo, el comandante general de la XXV Zona Militar, Raúl Gámez Segovia, el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Héctor Sánchez Sánchez y el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, sólo por mencionar algunos, fue proyectado un video donde se informó sobre los programas y obra ejecutados en beneficio de las familias poblanas. Al subir al templete, enfundada en un vestido negro con flores amarillas, la presidenta del DIF Estatal expresó su alegría por emitir su Informe de Resultados, sin embargo, también resaltó sentir nostalgia, en alusión a la conclusión de la administración de Gali Fayad, que ocurrirá en diciembre próximo.

Dinorah López dijo que: “La violencia contra las mujeres es un problema que tiene raíces culturales muy profundas, las cuales se han extendido por el deterioro social que vivimos en el país. Prevenirla, es tarea de todos. Como mujer, también digo, ¡ya basta!, ¡ya basta de tolerar la discriminación!, ¡ya basta de justificar y normalizar la violencia familiar!, ¡ya basta de la indiferencia en las calles!”, recalcó. Ante este panorama social, llamó a los padres de familia a formar hijos con valores, además recalcó que es necesario resolver las diferencias dialogando. Asimismo, abundó que es necesario auxiliar a quien así lo necesite y tener la fuerza para denunciar y poner fin a situaciones que ponen en riesgo la integridad. Añadió que su etapa como presidenta del Sedif fue una de las mejores de su vida, y fue un privilegio servir a los poblanos, no obstante, también admitió que en ocasiones sintió impotencia ante situaciones adversas de la gente. “Admito que muchas veces sentí impotencia por no haber podido ayudar a todas las personas que yo hubiera querido, tuve varias noches de desvelo buscando a quién recurrir para solucionar los problemas que las personas me expresaban y que adquirí como propios porque el amor y cariño por los demás se vive hasta que te pones en los zapatos del otro”, recalcó, al tiempo de agradecer al gobernador poblano por haber sido su soporte. No dudó que Gali Fayad trascenderá en las acciones emprendidas en su administración. Entre los logros que enlistó destacan: Adopciones, programas alimentarios, Casa de Jóvenes en Progreso, Casas Infantiles, Casa del Estudiante, Civismo Digital, Norma Mexicana de Igualdad Laboral y no Discriminación, Clínicas de Prevención al Maltrato, Casa del Abue, Olimpiadas Especiales, Turismo Accesible, entre otros. También sumó al Centro de Capacitación y Desarrollo y el Trabajo en coordinación con organizaciones civiles y las certificaciones obtenidas durante su gestión como presidenta del Sedif.