Kelly Bandala

Puebla es uno de los estados que se caracteriza por tener numerosos espacios promotores de la cultura y las artes; esto no solo fue a partir de este siglo, sino desde años anteriores a él.
Un ejemplo de lo anterior mencionado es que nuestra capital cuenta con el espacio teatral más antiguo de América y este es el Teatro Principal.

La historia del Teatro Principal inicia en el año 1760, esto quiere decir que actualmente tiene más de 255 años de haber sido construido; pero este teatro no siempre ha sido el espacio que actualmente conocemos, con el paso de los años, este lugar ha cambiado tanto en su función como en su estructura.

Al inicio del siglo XVII vivió un hombre llamado Juan Gómez Melgarjo, este era un amante del teatro y actuación; tanta era su afición por esta representación artística que montó sus propias obras en su casa; estas tuvieron un éxito inesperado pero significativo al grado de que decidió construir el primer teatro de la capital bautizándolo como “Corral de Comedias”.

El Corral de Comedias tuvo un éxito fugaz pues el Alcalde Mayor de la Ciudad, Nicolás de Villanueva y Guzmán, dió la orden de derribarlo; muchas personas en conjunto con Juan Gómez trataron de evitar la destrucción del teatro y tuvieron un poco de éxito pues la construcción no fue demolida del todo.

Pasaron muchos años en los cuales el Corral de Comedias se mantuvo sin función alguna pero en el año de 1742 se retomó el espacio, esta vez con el nombre de “Antiguo Coliseo”. El entonces Alcalde Mayor de la Ciudad de Puebla fue quien ordenó renovar el teatro pero esto demoró demasiado.

Después de muchos años el arquitecto Francisco Xavier de Salazar solicitó al Ayuntamiento de Puebla una licencia en donde hizo el compromiso de terminar la construcción del Antiguo Coliseo en 10 años. De igual manera que el Alcalde Mayor, el arquitecto no pudo terminar a tiempo con los planes de la obra. El Teatro Principal estando en obra negra, fue vendido a Juan Ruiz de Ayala sin entregarse al Ayuntamiento de la ciudad.

La construcción permaneció inconclusa hasta que el gobernador Pedro Montesinos decidió pedir un préstamo de 10 mil pesos a las monjas de Santa Clara y sólo así se pudo terminar el teatro.

Actualmente el Teatro Principal es el espacio teatral más antiguo de América, su hermosa arquitectura ha hecho que este espacio se considere una verdadera joya; lo mejor de este inmueble es que aún se encuentra en función y aquí podemos disfrutar de obras teatrales, ópera, danza, música, conferencias, festivales, espectáculos infantiles, asambleas e informes de gobierno.