El piloto lamentó el resultado obtenido en Puebla

Redacción

Día negativo fue en la reciente participación de la Serie Nascar para el piloto Max González, que se disputó en el óvalo del Autódromo Miguel E. Abed, de Amozoc, Puebla. “La carrera fue agridulce, teníamos un coche en parte de la carrera muy bueno y en otra muy malo, el balance fue malo, aunque terminamos limpios, habrá que mejorar algunos detalles para la siguiente fecha”, externó el integrante del equipo Force México Racing. Pese a las dificultades experimentadas en el trazado poblano, Max destacó la labor de todos los integrantes de su escudería e indicó que ahora sólo le resta prepararse mejor para la siguiente competencia de la temporada, del próximo 10 de noviembre en el óvalo del Autódromo Aguascalientes.

“Todos los coches íbamos muy parejos, era muy difícil alcanzar o rebasar a los de adelante, fue una carrera larga y complicada, el objetivo se cumplió porque alcanzamos a avanzar posiciones, el trabajo de los muchachos es excepcional vamos viendo para Aguascalientes en qué podemos mejorar”, expresó González. Finalmente, se congratuló de haber apoyado, durante el fin de semana, la campaña de sensibilización del cáncer de mama que lleva a cabo la Fundación Reto Puebla, A. C., al portar distintivos en color rosa en su bólido. “Deseamos poner nuestro granito, aunque deseábamos dejar el auto más adelante, contentos de poder apoyar a esta organización”, concluyó el tapatío.