Sin embargo/Exclusivas

 Luego de dos días de audiencia de individualización de penas, un Tribunal de Juicio Oral en Piedras Negras, Coahuila, impuso una pena de 13 años de prisión al exsacerdote Juan Manuel Riojas, conocido como Padre Meño por los delitos de violación calificada y violación calificada en grado de tentativa. La audiencia que concluyó pocos minutos después de las 14:00 horas de este martes, determinó que de 15 años que le fueron impuestos en su anterior condena, la pena impuesta tras la reposición del proceso de juicio, Juan Manuel Riojas obtuvo una reducción de dos años menos de cárcel. “El Padre Meño”, como lo conocen en Piedras Negras, fue acusado desde abril del 2017 por uno de los exseminaristas del Seminario Menor de la misma ciudad, denunciando de manera formal que había sido violentado sexualmente por el presbítero durante su estancia en el mismo centro de formación religiosa desde 2014 cuando tenía 15 años.

Además de la pena de cárcel, el exintegrante de la Diócesis de Piedras Negras, deberá realizar una reposición del daño de manera líquida y a su vez, deberá pagar una multa equivalentes a 10 salarios mínimos. Esta sería la segunda ocasión desde que inició su proceso, que “El Padre Meño” es encontrado culpable de las acusaciones y es condenado a una pena de cárcel; sin embargo, ante esa tesitura, su defensa ha argumentado que utilizarán todos los recursos legales al estar seguros de que Juan Manuel Riojas es inocente. En México, al menos 152 sacerdotes han sido suspendidos por pederastia. La Conferencia del Episcopado Mexicano indicó en febrero pasado que al menos 152 sacerdotes en México han sido suspendidos de sus cargos, tras acusaciones de pederastia y abuso sexual contra menores. De los casos que se han presentado en los últimos 9 años. Algunos de los curas suspendidos han pisado la cárcel y otros permanecen en libertad.