Lorenzo Rivera dejó claro que desde 2010 se han dado este tipo de traiciones, pero ya no más

Jesús Lemus

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) va por la cabeza de cuatro militantes que en el pasado proceso electoral extraordinario traicionaron a esta fuerza política para sumarse a Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en la renovación del Gobierno del Estado de Puebla.   El presidente del Comité Directivo Estatal (CDE), Lorenzo Rivera Sosa, señaló que se trata del líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Leobardo Soto Martínez, además de los ex diputados Maritza Marín Marcelo, Vanesa Barahona y Francisco Javier Huerta Jiménez. Confió que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI no deje en letra muerta todos estos procesos de expulsión, luego de enfatizar que desde 2010 se vienen dando traiciones y no se castigan desde ese entonces. Agregó que la militancia del Revolucionario Institucional también exige la salida de estos priistas, que sólo perjudican al instituto durante los diversos procesos electorales.   Puntualizó que hay otros 36 priistas que también tendrán el inicio de su carpeta para ser expulsados, pero se reservó los nombres hasta tener toda la información documentada por parte de las áreas jurídicas. Sólo refirió que entre esos expedientes que están por integrarse, se encuentra el nombre del ex candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Javier López Zavala, quien también apoyó abiertamente al bloque de Juntos Haremos Historia. “Hay un gran número de personajes que se les iniciará el proceso de expulsión. Son estos cuatro nombres de quienes tenemos las pruebas necesarias para concretar su salida y evitar que sigan en el partido”, aseguró Rivera Sosa.