Habemus precandidatos a gobernador.  Por el PAN, Martha Érika Alonso Hidalgo; por Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta; y por el PRI, Enrique Doger Guerrero

El día domingo se fijó lo que será la fórmula priista para este 2018: Doger-Deloya.

El escenario se ve complejo, por no decir imposible para el tricolor, según la encuesta que publicara ‘Mendoza, Blanco y Asociados’, Martha Érika adelanta las preferencias con 45% de las estimaciones, seguida por  Barbosa con el 28% y en tercer lugar Doger con el 20%.  Cabe señalar que esta casa encuestadora afirmó que ha sido contratada por Acción Nacional.

A su vez, Barbosa publicó su encuesta el día domingo, en la que las tendencias lo favorecen con 26.5%, seguido por Martha Érika con 22.3% y Juan Carlos Lastiri con el 17.1%, encuesta que no es representativa  debido a que no se hizo el careo con Enrique Doger como candidato.

Es decir, cada quién tiene sus encuestas y en cada caso según quién la pague es el puntero.

Cabe recordar lo que sucedió en el 2010, cuando el insistente Javier López Zavala publicaba todos los días estudios de opinión en los que era el puntero para después ir cayendo en las preferencias hasta perder por 10 puntos.

Es decir, las encuestas son, como se dice, “fotografías del momento”

Martha Érika y Barbosa tienen más de un mes en el conocimiento del electorado como precandidatos y eventualmente candidatos de sus respectivas coaliciones, el PRI hasta el día domingo dio a conocer a su abanderado. Es aquí donde los antes mencionados comenten un grave error.

Y aunque priistas como Juan Manuel Vega Rayet afirman que el hecho de que el partido vaya solo en esta contienda los coloca en un desastroso escenario, también hay que recordar que el PRI cuando se une es prácticamente invencible.

Eso fue lo que ayer enviaron como mensaje, Estefan, Doger, Lastiri y Deloya. Al menos eso se percibe en el edificio de la Diagonal Defensores de la República. “Forma es fondo”, dijera Reyes Heroles.

Veremos cómo se comparan dentro de un mes.

A un día de que cierre el mes de enero, persiste una asignatura pendiente para el gobierno de Tony Gali Fayad: Los feminicidios. Diez feminicidios ocurrieron durante el mes, es decir uno cada tres días.

Esta problemática ha sido soslayada y no se ha considerado como tal por los gobiernos panistas. La alerta de género sigue sin ser emitida por la actual administración, su pretexto de que aleja las inversiones y el turismo se hace presente cada vez que se les toca el tema. Vaya frivolidad.