El líder de la Cámara Baja aseguró que es una ‘solución magnífica’ ante la reforma que extiende de 2 a 5 años el mandato

Excélsior

La Cámara de Diputados y el Senado analizan, entre distintas alternativas, la desaparición de poderes en Baja California ante la crisis constitucional surgida luego de que el Congreso del estado decidió ampliar el mandato del gobernador electo, Jaime Bonilla, de dos a cinco años. El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, mencionó que es muy posible que si se declara la desaparición de poderes en el estado el gobernador electo quede inhabilitado. En entrevistado en el marco del Primer Informe de la Labores del presidente del Senado, Martí Batres, Muñoz Ledo, aseguró que es “gravísima” esta reforma aprobada en el congreso estatal porque es “una ruptura con la Federación”. El presidente de la Cámara de Diputados detalló que la desaparición de poderes está prevista en la Constitución y estaría a cargo del Senado, y agregó que ahora se podría utilizar en sus términos.

Yo tengo otra fórmula que es la desaparición de poderes que está contemplada en la fracción Quinta del artículo 56 de la Constitución”, explicó Muñoz Ledo. Puntualizó que la decisión de los diputados locales es algo insólito “que solamente ocurría en el Siglo XIX cuando los estados se iban por su lado”. Muñoz Ledo se pronunció a favor de que se investiguen los posibles pagos de un millón de dólares a los legisladores del Congreso de Baja California que votaron a favor de modificar la constitución local y ampliar el mandato de Bonilla. En un tono más conciliador, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, expuso que se están analizando distintas alternativas respecto a la ampliación del mandato de la gubernatura de Baja California, pero sin que la Federación asuma un papel injerencista. Lo que queremos es que el Estado de Derecho, la República, el Pacto Federal, no se altere ninguna parte del país. Estamos revisándolo.