Jesús Lemus

El coordinador de los diputados locales del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Gabriel Biestro Medinilla, puntualizó que el instituto debe depurarse de todos aquellos “parásitos” que no abonan al crecimiento de esta fuerza política rumbo al 2021.
Señaló que en 2018 se abrió las puertas de Morena para construir un proyecto ciudadano, cuando llegaron diversos personajes externos que se caracterizan por ser cartuchos quemados.
Anotó que algunos personajes, como el legislador sin partido, Héctor Alonso Granados, provienen de fuerzas políticas como el Partido Movimiento del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Nueva Alianza.
Consideró viable que el partido realice esta depuración de militantes a más tardar el 21 de noviembre, cuando se designarán dirigencias estatales y nacional interinas, mientras se define el método para elegir a sus respectivos titulares.
“Qué es lo que tenemos que hacer, pues activar el sistema inmunológico del partido para expulsar a todos estos cuerpos dañinos, a estos parásitos y que si no les gusta lo que hace Morena pues podrían buscar otros horizontes en otros partidos”.
Biestro Medinilla mencionó que esta situación obliga a Morena a tomar ciertas medidas para próximos procesos electorales y la Comisión Nacional de Honestidad deberá actuar para ser más exigentes en las candidaturas que se entreguen.