Forbes

En la conferencia de prensa de la presentación del programa “Crecimiento económico con perspectiva de género”, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, detalló que en México la brecha salarial entre hombres y mujeres va de 22 a 33% según el sector.

En el sector servicios, la brecha es de 22%, pues el salario promedio para hombres es de 6,900 pesos al mes, mientras que las mujeres ganan menos y perciben apenas un promedio de 5,400 pesos.

En el sector de manufacturas, la brecha de salario es de 23% con un salario promedio de 6,600 pesos en el caso de los hombres y 5,100 pesos para las mujeres, mientras que, en el sector comercio, la brecha laboral alcanza 33% con un salario promedio de 3,800 pesos, mientras que los hombres perciben 5,700 pesos en promedio en este sector.

Herrera señaló que, al aumentar la capacitación empresarial y el acceso a financiamiento, el desempeño financiero de las mujeres se refleja en mejores resultados para sus empresas pues las utilidades mejoran en 27% y los ingresos aumentan en 18%.

“Hay un problema de acceso de las mujeres a las posiciones de liderazgo, existen limitaciones para incorporarse al mercado laboral y avanzar en su carrera”, dijo el secretario.

En la misma conferencia, la secretaria de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, detalló que la inclusión laboral es un reto pues el tiempo que las mujeres destinan a las labores de cuidado aumentó 20% de 19 a 25 horas a la semana, lo que dificulta no sólo buscar trabajo, sino tener un desempeño laboral óptimo.

Ante este fenómeno, la propuesta de la Cepal para la región es generar un ingreso de emergencia de 120 dólares al mes para las mujeres que hayan perdido su ingreso durante la pandemia, pues se vislumbra un mayor reto de inclusión laboral.

 

Cepal pide ingreso básico de emergencia para mujeres en Latinoamérica

 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) propuso este lunes la creación de un ingreso básico de emergencia para las 13 millones de mujeres de la región que perdieron su empleo en 2020 debido a la pandemia del coronavirus.

Durante la presentación del programa “Crecimiento económico con perspectiva de género”, organizado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de México, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, señaló la urgencia de paliar la difícil situación que enfrentan las mujeres.

Explicó que este ingreso equivaldría a una línea de pobreza, es decir, a 120 dólares.

Refirió que la crisis por la emergencia del coronavirus provocó que en la región la tasa de ocupación de las mujeres cayera más del 12% en 2020, lo que impactó en que la tasa de participación femenina, al menos en México, cayera de 44.5% a 40.9%.

“Esto ha sido un retroceso de 10 años en la participación de la mujer en el mercado laboral”, puntualizó.

Explicó que la crisis ha impactado en sectores como el comercio, manufactura, turismo, trabajo doméstico remunerado, enseñanza y salud.

Detalló que, en este último, la situación de las mujeres se ha recrudecido, pues aunque representan el 73.2% del empleo del sector, cuentan con salarios 21.7% inferiores, además de que una de cada cinco mujeres del ramo no está afiliada a ningún sistema de seguridad social.

Mientras que, en el caso de las trabajadoras domésticas remuneradas, la cifra asciende a tres de cada cuatro mujeres sin ningún tipo de seguridad social.

Además, dijo, el Covid-19 ha profundizado los nudos estructurales de las desigualdades, pues el 40% del empleo doméstico remunerado se ha perdido.

También afirmó que, en 2020, las mujeres latinoamericanas dedicaron 25.7 horas semanales a trabajos no remunerados relacionados con cuidados del hogar, frente a las 19.4 horas semanales de 2019.

“Se ha exacerbado la carga de cuidados no remunerados para las mujeres”, afirmó.

Y abundó que la actual organización social de los cuidados es injusta.

“Incluso previo a la pandemia, las mujeres en la región dedicaban el triple de tiempo que los hombres a los cuidados no remunerados”, enfatizó.

La funcionaria urgió crear una canasta básica digital en la región para cerrar las brechas de desigualdad a más de 50 millones de hogares, lo que beneficiaría a cuatro de cada 10 mujeres latinoamericanas.

Exaltó la importancia de aumentar la participación laboral de las mujeres en diversos sectores, así como impulsar estrategias de reconversión laboral y la garantía de derechos laborales a las trabajadoras.

“La clave para la autonomía económica son las políticas de empleo y el cierre de la brecha digital“, afirmó.

 

Aceptan brechas

 

Arturo Herrera, titular de la SHCP, aceptó que en México siguen existiendo brechas en las condiciones laborales de las mujeres.

Señaló como una de las principales razones la falta de un sistema nacional de cuidados, pues la mujer todavía tiene límites para incorporarse al mercado laboral.

Del mismo modo, indicó que la brecha de ingresos sigue siendo importante, aunque afirmó que con mejor educación y capacidades profesionales y empresariales de las mujeres se pueden cerrar esas brechas.

Destacó la importancia de reducir las situaciones de violencia y discriminación para mejorar las condiciones sociales de las mujeres en todos los niveles.

 

13 millones de latinoamericanas perdieron su empleo por la pandemia

 

En México, 2 de cada 3 personas que se encuentran realizando teletrabajo son mujeres y se enfrentan al reto de balancear sus responsabilidades laborales con tareas de cuidados y del hogar.

En el mundo hay un déficit de 25 millones de empleos para mujeres, durante la pandemia, 13 millones de trabajadores perdieron su fuente de ingresos y vieron limitado su desarrollo laboral en Latinoamérica, advierte la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En un reporte especial, la organización explica que en México, 15% menos mujeres que hombres forman parte del sector laboral formal y solamente de cada 4 personas a cargo de negocios con más de 6 personas trabajadoras son mujeres.

El retroceso borra los avances logrados en una década, advierte el director de OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro, en el marco del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Datos de OCC arrojan que, en el país, 7 de cada 10 de las mujeres que se encuentran desempleadas y en búsqueda de trabajo perdieron su empleo a raíz de la pandemia.

Un 26% dijo que tiene empleo, pero está en búsqueda de nuevas oportunidades, el 4% tiene empleo y no busca otras opciones, el 1% está estudiando al mismo tiempo que trabaja y el otro 1% está estudiando y no busca empleo o simplemente no trabaja.

El 32% de las mujeres que están en búsqueda de un nuevo o un mejor empleo no tienen el que desean por la falta de oportunidades en el país; el 25% explica que se debe a que hicieron recortes en la empresa que trabajaba; el 12% considera que es por la edad; un 5% porque no ha desarrollado las habilidades necesarias y 4% lo atribuye a su género. De manera adicional, 7 de cada 10 dijo que su búsqueda de empleo se ha visto afectada a raíz de la pandemia.

Reducción histórica de oportunidades

De acuerdo con los datos del Panorama Laboral de la OIT, hace más de 15 años que no se registraba una tasa tan baja de participación de las mujeres.

“La abrupta transición al teletrabajo resultante de la actual pandemia ha afectado de forma desproporcionada a las mujeres. Dos de cada tres personas que se encuentran realizando teletrabajo en México son mujeres y en una mayoría casos ellas se enfrentan al difícil reto de balancear sus responsabilidades laborales con tareas de cuidados y del hogar, que previamente a la crisis sanitaria ya asumían con mayor frecuencia que los hombres”, afirmó Pedro Furtado de Oliveira, director de la Oficina de País de la OIT para México y Cuba.

El funcionario advierte que la sobrecarga de tareas resultante del trabajo en casa puede afectar su salud psicosocial y su desempeño laboral, dificultando aún más el desarrollo profesional.

La tasa de desocupación regional de las mujeres en 2020 aumento de 10.3 a 12.1%, por encima del promedio de desocupación general, que subió a 10.6%, según se destacó en el último informe Panorama Laboral.

Las mujeres además han sido afectadas en el mercado de trabajo por su mayor presencia en sectores económicos fuertemente afectados por esta crisis como, por ejemplo, los servicios, donde se desempeña cerca de 50% de la fuerza laboral femenina, y de comercio, con 26%.

De acuerdo con el último Panorama Laboral de América Latina y el Caribe de la OIT, la contracción del empleo en 2020 fue particularmente importante en sectores de servicios como hoteles (-17.6%) y comercio (-12.0%). A ello se le suma la mayor incidencia de ocupaciones informales que fueron particularmente golpeadas por la crisis en el empleo femenino.

Otro factor que ha afectado son las crecientes dificultades de conciliar el trabajo remunerado con las responsabilidades familiares, en un contexto en donde los servicios educativos y de cuidado se han visto profundamente alterados de la mano de las medidas sanitarias para el distanciamiento y reducción de la movilidad de las personas.

La especialista regional de empleo de OIT, Roxana Maurizio explica que es necesario reforzar el soporte de los sistemas públicos de cuidados y el sistema escolar presencial, que faciliten el retorno de las mujeres al mercado laboral.

“No sólo se requieren políticas que incluyan a las mujeres, sino políticas de recuperación del empleo y los mercados laborales que desde su diseño e implementación tengan una perspectiva de género de modo tal de no reproducir las dificultades que ellas enfrentan para insertarse y permanecer en el mercado de trabajo”, comentó Maurizio.