EUROPA PRESS

Tecnología de vanguardia para la datación por radiocarbono ha confirmado que el célebre Ídolo Shigir es la escultura de madera monumental más antigua del mundo, más aún de lo estimado.

En 1890 se encontró esta máscara en una turbera y durante mucho tiempo se debatió su antigüedad. En la década de 1990, las primeras fechas de radiocarbono convencionales sugirieron un contexto mesolítico pero una serie de resultados de AMS (Espectrometría de Masas con Acelerador) fechan el objeto cerca del comienzo del Holoceno, hace más de 12.000 años.

El nuevo estudio, liderado por Thomas Terberger, de la Universidad de Gotinga, y publicada en Quaternary International, permite demostrar que existe una larga tradición en el trabajo de la madera desde el Paleolítico Inferior, y también que la escasa evidencia de objetos de madera del Paleolítico y Mesolítico se debe a las condiciones de conservación.

Las figuras antropomórficas a veces están presentes en el arte glacial tardío y hay representaciones menos antropomórficas disponibles en el mesolítico temprano.

Los patrones geométricos de la escultura de Shigir, como las líneas simples y los ornamentos en zigzag, son elementos comunes de la decoración del Paleolítico tardío y del Mesolítico temprano.

En conclusión, los diferentes elementos de la escultura de Shigir se ajustan mejor al registro del arte glacial tardío al mesolítico temprano en Eurasia de lo esperado. Los autores del estudio ven esto como una confirmación de la fecha temprana de la escultura monumental.

La figura demuestra una compleja expresión del comportamiento simbólico y el arte de los cazadores-recolectores de esa época. El único paralelo general de figuras antropomórficas monumentales de esa época puede mencionarse en el lejano yacimiento de Göbekli Tepe, en el este de Anatolia.