El Economista

 

En este 2021 ya pueden comenzar a jubilarse la primera generación de personas que iniciaron su vida laboral bajo la Ley de 1997, es decir la primera generación afore.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), ya son más de un centenar de trabajadores que han presentado su solicitud para poder pensionarse bajo el sistema operado por las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) y se estima que para finales de 2024 serían hasta 300,000 personas.

En entrevista para El Economista, el actuario Jorge López, director general de Millas para el Retiro, indicó que, gracias a la reforma aprobada en 2020, este año ya no sólo podrán solicitar su jubilación los trabajadores que hayan cumplido con el requisito de las 1,250 semanas de cotización que pide el IMSS, sino que también podrá acceder a este beneficio las personas que cuenten con al menos 750 semanas de cotización, y 60 años cumplidos.

Hace un año, la administración federal del presidente Andrés Manuel López Obrador propuso reformar el Sistema de Ahorro para el Retiro en el sentido correcto; se disminuyó el número de semanas que se requieren para jubilarse, de tal manera que hoy la primera generación afore tiene buenas noticias: ya puede jubilarse, siempre y cuando cumpla también el requisito de la edad.

“Si tú eres de los que empezaste a cotizar bajo la Ley 97, que ya sabes que para pensionarte requerías 1,250 semanas que son más o menos 25 años de cotización para acceder a una pensión mínima garantizada, esto a partir del 2020 son al menos 750 semanas, que son 15 años de cotización y aquí puede ser que una persona que ya lo daba por perdido, con esta reforma ya puede ir este año a cobrar su pensión porque cumple con el requisito mínimo de 15 años de cotización.

El actuario explicó que con la Ley como estaba antes del 2020 sólo un 23% podía acceder a una pensión y ahora con la reforma recién aprobada podrán obtener este beneficio hasta un 40% de la población.

Cabe señalar que la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), informó que las solicitudes que se presenten durante este año deberán ser revisadas por el IMSS para saber sí son elegibles al tener los trabajadores 750 semanas de cotización y 60 años cumplidos para tener acceso a la pensión.

Ante este escenario, el director general de Millas para el Retiro indicó que actualmente el panorama es complicado para las personas que estarán solicitando retirarse a través de su afore ya que si no realizaron aportaciones voluntarias su pensión podría ser del 25% de su último salario.

Asimismo, recordó que, aunque con la reforma se estipuló que a partir de 2023 la aportación total a la cuenta individual de los trabajadores se elevará de 6.5% al 15% del salario base de manera progresiva hasta el 2030, no será suficiente si el trabajador no ahorra.

“Con este cambio relevante a las contribuciones que entrará en vigor en 2023 los patrones nos comprometimos a elevar contribuciones con lo que el trabajador podría acceder a una pensión de 50% de su último sueldo”.

Cabe recordar que la aportación o ahorro que va a las afores es tripartita, es decir, una parte la pone el gobierno, una el trabajador y una el patrón.

 

Millas para el Retiro

 

A finales de 2017, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), junto con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), lanzó la aplicación móvil Millas para el Retiro, un nuevo esquema para facilitar el ahorro voluntario en las afores a través de los consumos mensuales que realicen los trabajadores con sus tarjetas de crédito o débito.

De acuerdo con Jorge López, a febrero de 2021 la app tiene 105,000 usuarios, lo cuales han aportado 44 millones de pesos al Sistema de Ahorro para el Retiro.

“Somos la red comercial que te permite incrementar tu ahorro voluntario y la que más aportaciones manda al Sistema de Ahorro para el Retiro, incluso más que Afore Móvil, ha sido el éxito de la economía del comportamiento”.

Finamente, el actuario agregó que si bien la pandemia ha retrasado el crecimiento de la aplicación también se han buscado otras alternativas.

“Hace unos días anunciarnos un levantamiento de capital por crowdfunding con Rocktech en la que ahora las personas también pueden ser socias de Millas para el Retiro invirtiendo desde 500 pesos, ahora ya tenemos 70 socios nuevos”.

 

Montos bajos de las pensiones no alcanzan

 

Roberto Patiño es un trabajador del Estado que está por cumplir la edad de retiro, sin embargo, está en la disyuntiva si jubilarse o no, pues considera el monto de la pensión que recibirá es bajo.

“Cotizo para el ISSSTE. El último salario que tengo son 15,000 pesos mensuales, es el nivel número 19 de los trabajadores de base”, explicó Patiño en entrevista, y quien es de los trabajadores del llamado 10° transitorio, es decir, que tendrá pensión vitalicia.

Este año la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió aplicar un tope de 10 unidades de medida y actualización (UMA) al mes a los trabajadores del Estado, la cual aplicará a quien haya tenido un cargo de director o superior.

 

La UMA para este año es de 89.62 pesos.

 

“Estamos en el ‘jubilarse o no jubilarse’ porque perdería alrededor del 25% con esto de las UMA”, señaló Patiño, quien dijo que entre sus opciones está seguir trabajando o jubilarse y autoemplearse en el sector informal para tener un ingreso extra, además de la pensión.

Así como Roberto, hay trabajadores del Estado aún activos que no migraron al esquema de cuentas individuales (2007) y que verán una disminución en el monto que recibirán llegado el momento de su retiro. Expansión buscó al ISSSTE para conocer el número de empleados activos bajo el esquema anterior, pero no obtuvo respuesta inmediata.

 

Los trabajadores que cotizan en el IMSS

 

En el caso de quienes trabajan para la iniciativa privada, y cotizan en el Seguro Social, en julio de 1997 se reformó la ley, para dar paso al sistema de ahorro para el retiro y las Afores. Es decir, los trabajadores en cuentas individuales, que recibirán el monto que ahorren durante su vida laboral cuando se retiren.

El año pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una reforma al sistema de pensiones que contempla aumentar en el porcentaje de ahorro para el retiro, pasando del 6% al 15% de aportaciones patronales, así como el poder jubilarse con un menor número de semanas cotizadas.

“Si uno mira a los países de la OCDE, están contribuyendo entre el 18% y 19% en promedio, por lo tanto, un avance del 15% es importante”, dijo Roberto Walker, vicepresidente ejecutivo y presidente de Principal Latinoamérica.

“Es una reforma bastante bien hecha, sobre todo porque plantea la mejora de las pensiones. Hasta antes de esta reforma, un trabajador que ganaba en promedio 10,000 pesos, y suponiendo que nunca dejó de trabajar ni de cotizar en su afore, aspira a tener una pensión de entre 2,700 y 3,000 pesos, cuando los estándares internacionales nos indican que este trabajador debería tener una pensión de, por lo menos, 7,000 pesos”, destacó Jorge Sánchez Tello, director de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

Aunque lo ideal es que un trabajador reciba el 100% del promedio de los últimos 5 años de sueldo, una vez que las aportaciones –a cargo del patrón- lleguen al 15%, será posible recibir entre el 70% y 75% de pensión, agregó Jorge Sánchez.

 

Retos

 

Como toda ley, la reforma al sistema de pensiones es perfectible, coincidieron Walker y Sánchez Tello. Uno de los pendientes es atender al sector informal del país, así como todos aquellos que trabajan de manera independiente –médicos, dentistas, abogados, entre otros-. En México el 56% de los 55.9 millones que conforman la población económicamente activa (PEA) obtiene sus ingresos en la informalidad, según datos del INEGI.

“Cualquier persona, sin que necesariamente esté dado de alta ante el SAT, puede abrir una cuenta en una Afore y ahí ir ahorrando. Aunque es uno de los instrumentos que da mayor rendimiento en México, la gente no lo utiliza”, señaló Jorge Sánchez Tello.

Otro de los puntos que, a decir de experto del Fundef se puede mejorar, tiene que ver con disminuir el número de semanas cotizadas con las que un trabajador puede alcanzar una pensión. Ahora es de 750 semanas, lo que irá aumentando hasta llegar a 1,000, semanas. Para recibir una pensión mínima. Hubiera sido mejor dejarlo en 750 semanas.

Para Jorge Sánchez Tello y Roberto Walker es imperativo aumentar los salarios y mejorar las condiciones laborales para que las pensiones sean de calidad.

 

¿Cómo aumentar los montos para los jubilados?

 

Conscientes de que los montos con los que se retirarán los trabajadores que comenzaron a cotizar después de los cambios tanto para el IMSS como el ISSSTE serán bajos, los gobiernos en los últimos años han impulsado campañas para fomentar el ahorro voluntario.

“La mejor manera para que las personas puedan tener una pensión más digna, tiene que ver con tratar de mejorar los salarios con los que cotiza la gente, independientemente si se tiene Afore o no”, dijo el directivo de Fundef.

“México y el mundo tienen que entrar en la era de la responsabilidad personal porque no existe empleador, seguro social, Estado ni gobierno que vaya a tener suficiente dinero para resolver el problema de dinero de todos los mexicanos. Lo que yo le diría a cualquier mexicano es que mientras antes comiencen a ahorrar de manera ordenada, es mejor porque se produce el efecto del interés compuesto en los ahorros”, afirmó Walker, de Principal.

Los expertos coincidieron que la Ley del 73 del IMSS, la 2007 del ISSSTE; y también las pensiones VIP que tienen en Pemex, CFE y en los estados representan una “bomba de tiempo” para las finanzas públicas.

“La ley 73, que representa un costo a las finanzas públicas del país. Por ejemplo, hoy un pensionado con la ley 73 que reciba el 100% de su sueldo, aun si ganaba 10,000 pesos, recibe esos 10,000 pesos. Buena parte de eso, un 80% o 90% es gasto directo que está haciendo el gobierno”, comentó el directivo de Fundef.

Debido al esquema de pensiones en México, es imposible que el gobierno no gaste en pensiones, pero dicho gasto se tiene que hacer de forma responsable y más eficiente.

 

Pensión vitalicia

 

La generación de trabajadores del sistema de ahorro para el retiro tiene la tarea de complementar lo que en automático se destina para la jubilación a través, por ejemplo, del ahorro voluntario, pero existen otras alternativas para evitar una caída en el monto de estas pensiones.

¿Cómo algunos países han resuelto esto? Buscando financiamiento compartido, con una parte que la ponga el gobierno y que se pueda emitir un bono de reconocimiento, donde la gente pueda aportar a ese bono.

“Lo que se está buscando es que el gobierno no asuma ese costo de manera inmediata, sino que lo pueda diferir en el tiempo. Cuando la persona se jubila, el gobierno hace el aporte de ese bono de reconocimiento al momento de la jubilación, con eso se complementa el ahorro y se puede acceder a una mejor pensión”, explicó Walker.

Hay otras opciones, como el que las empresas implementen programas de ahorro automático para sus trabajadores y la otra tiene que ver con contratar con una empresa privada, una aseguradora, por ejemplo, un plan de ahorro a largo plazo.

En México y el mundo, la esperanza de vida es cada vez mayor, por lo que se tiene que tomar la nada fácil decisión de aumentar la edad de retiro, o “las soluciones van a ir siendo insuficientes porque la proporción de años trabajados respecto a los años jubilados va siendo cada vez más pequeña”, advirtió Roberto Walker.