El edil de Atlixco, al igual que varios alcaldes en la entidad, enfrenta una solicitud de revocación de mandato

Eduardo Sánchez   

E n los últimos meses, Guillermo Velázquez Gutiérrez, presidente municipal de Atlixco, ha dado de qué hablar por sus diversas irregularidades financieras en instituciones públicas. El político que forma parte del Partido Acción Nacional y que estuvo vinculado al morenovallismo, fue diputado de la Legislatura LX del Congreso mexicano, en representación de Puebla y, posteriormente, director del Instituto Tecnológico Superior de Atlixco (ITSA). Dicho puesto lo abandonó para buscar la alcaldía de Atlixco en las pasadas elecciones y, en este mes, desde el Congreso del Estado se señalaron presuntas anomalías durante su gestión en el ITSA, por lo que la aprobación de las cuentas públicas fue retrasada.

De acuerdo con fuentes al interior del Congreso, la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior del Estado (ASE) habría detenido la aprobación de las cuentas públicas 2017 de la Universidad Tecnológica de Tehuacán, del Instituto Tecnológico Superior de Atlixco y del Soapap de Puebla por la falta de respuesta a denuncias ciudadanas. En la pasada sesión de la Comisión Inspectora, la presidenta Olga Lucía Romero Garci Crespo, aseveró que la Auditoría Superior del Estado (ASE) presentó la propuesta de dictamen de estas tres cuentas para ser aprobadas, aunque sólo se acordó atrasar su aprobación, toda vez que al Congreso del Estado llegaron quejas de ciudadanos en las que presuntamente detectaron una serie de irregularidades. Algunas de ellas, señalaban la contratación de empresas fantasmas: “Son denuncias que se hicieron sobre presuntas irregularidades que hubo en la entrega-recepción, en las que nos dieron a conocer que hubo algunas observaciones de situaciones que supuestamente estaban entregando y no podemos pasar por alto esto”, declaró Romero Garci Crespo.

Con estos antecedentes, es importante recordar que el edil de Atlixco ha mostrado su inconformidad ante algunas medidas de la 4T y se ha sumado a la protesta nacional de ediles, para exigir al Congreso de la Unión y al Gobierno Federal evitar un recorte al presupuesto del 2020. La mayoría de estos funcionarios son panistas. De acuerdo con Velázquez, la razón para evitar este recorte es el dinero del Fondo para el Fortalecimiento de la Seguridad Pública (Fortaseg), el campo e infraestructura, pese a que la inseguridad en su demarcación ha sido uno de los principales problemas durante su primer año. El panista acudió el pasado martes 22 de octubre en la puerta Mariana del Palacio Nacional, junto con ediles del resto del país para exigir una audiencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero fueron repelidos con gas lacrimógeno cuando intentaron irrumpir en el Palacio Nacional.

Casi al mismo tiempo de la protesta del edil, la asociación Todos para Todos, A.C. presentó una solicitud de revocación de mandato ante la Cámara de Diputados del estado de Puebla para destituir a Guillermo Velázquez por los hechos y omisiones que constituyen flagrantes violaciones a los derechos humanos, así como por el manejo y aplicación indebida de fondos y recursos federales y estatales, de acuerdo con un comunicado de sociedad. Entre las omisiones se encuentran algunos señalamientos sobre personajes de su equipo ligados al narcotráfico, así como delitos electorales, sin que se haya iniciado algún procedimiento contra ellos. Recordemos que en la zona se han encontrado narcomantas “adornando” la ciudad. Estas son algunas de las “anomalías” que podríamos encontrar en la administración del panista en próximos meses, a menos que vuelva a intentar dar un salto a otro puesto público, pues a inicios de año y pese a que recientemente ha sido electo presidente municipal, buscó ser gobernador interino del estado de Puebla.