Ante el clima de inseguridad que se vive en la capital, se ha planteado la necesidad de una base permanente de la Guardia Nacional en Puebla

Eduardo Sánchez

 Ante la falta de efectividad de la titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (Ssptm), María de Lourdes Rosales Martínez y, el aumento desmedido de la inseguridad en la capital poblana, ya se busca que la Guardia Nacional tenga un cuartel permanente en el municipio. En días pasados, esta casa editorial dio a conocer que, debido a los reclamospor falta de efectividad del Ayuntamiento en su labor por mantener la seguridad, se dio un plazo de dos meses de evaluación para que la titular de la SSP pudiera dar resultados. Sin embargo, pese a los malos resultados de la Comuna, Rosales Martínez ha negado la posibilidad de abandonar su cargo y, de manera reiterada, ha buscado respaldarse en datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp) para decir que, en el municipio, existe una disminución en la incidencia delictiva. Ante este escenario, regidores de Morena han decidido mirar hacia otros lados en busca de la solución para la inseguridad, por lo que ya contemplan que la Guardia Nacional tenga una sede permanente en la ciudad.

El regidor Edson Cortés Contreras declaró a media semana la preocupación sobre la percepción que la Comuna trata de dar, cuando el problema de denuncias existe a gran escala. “Me parece preocupante que la propia secretaria reconozca que los delitos que se cometen son con violencia, por lo que es importante hacer algo para enfrentar esto”, declaró. Por ello, se ha buscado el apoyo del programa del actual presidente Andrés Manuel López Obrador. Desde inicios de año se dio a conocer, por parte del Gobierno Federal, que en el estado existen 11 regiones consideradas con alto nivel de violencia En estas zonas de mayor inseguridad se encuentra Puebla capital, entidad que desde el pasado mes de diciembre recibió a elementos del Ejército Mexicano con la intención de brindar seguridad a los ciudadanos. A pesar del apoyo de militares, las acciones de la Comuna reflejan un pésimo trabajo, acompañado por el aumento en delitos como el robo de negocio, violación, violencia familiar, robo en transporte individual, robo de vehículo, feminicidio, robo a casa habitación, extorsión y robo a institución bancaria. En cuanto al número de delitos, mayo colocó a la capital poblana como uno de los municipios con más ejecuciones de 2019, que ya figura a ser el año más violento, superando las cifras de 2018. No hay que olvidar que en días pasados, esta casa editorial dio a conocer que, a pesar de tener un descenso en la percepción de inseguridad, la capital poblana continúa excediendo la media nacional, un problema que se ha agravado desde finales de 2017. La última actualización de la encuesta que realiza el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi) determinó que el 87.6 por ciento de los poblanos se siente inseguro en el municipio.