Con una representación gigante de un ave alimentado a sus crías con residuos de plástico, Greenpeace demandó a Nestlé detener la producción de plásticos de un solo uso

Greenpeace protestó este lunes ante las oficinas corporativas de Nestlé en México, bajo el marco de la conmemoración del Día de la Tierra. Con una representación gigante de un ave alimentado a sus crías con residuos de plástico, la organización ambientalista demandó a Nestlé detener la producción de plásticos de un solo uso. El nido de 5 metros de ancho y 3 metros y medio de altura estaba acompañado de una pancarta amarilla en la que se podía leer la petición. Con esta acción, la organización se suma a una serie de visitas similares a los corporativos en otros 10 países. “Estamos mostrando la responsabilidad que tiene al contaminar al medio ambiente con los empaques de un solo uso en los que ofrece sus productos a los consumidores”, señaló Miguel Rivas, coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace México. El ambientalista hizo un llamado a la empresa para establecer objetivos globales claros respecto a la reducción de la producción de empaques de plástico y la inversión en la reutilización. De acuerdo con Greenpeace, las grandes marcas no sólo carecen de planes reales para reducir su producción de plástico, sino que además sacan provecho del vacío legal que no las obliga a ello. Hasta la fecha, más de 3 millones de personas se han unido a la campaña mundial de Greenpeace para pedir que se detenga la producción de envases de plástico de un solo uso.