Muy Interesante

 Investigadores lograron eliminar el VIH en ratones infectados combinando técnicas y tratamientos que marcan un gran paso hacia una posible cura para los humanos. El tratamiento actual contra el VIH se centra en el uso de la terapia antirretroviral, conocida como ART, que suprime la replicación del VIH, pero no elimina el virus del cuerpo. No se considera una cura y requiere un uso de por vida porque si se detiene el tratamiento, el virus puede renovar la replicación e impulsar el desarrollo del SIDA. De acuerdo a investigadores de la Universidad de Temple en Filadelfia y la Universidad de Nebraska, el tratamiento que han creado revolucionará la edición de genes. «Nuestro estudio muestra que el tratamiento para suprimir la replicación del VIH y la terapia de edición de genes, puede eliminar el VIH de las células y los órganos de los animales infectados», dijo Kamel Khalili, investigador principal de la Universidad de Temple.

UNA COMBINACIÓN EXITOSA

 El equipo de investigación utilizó una técnica llamada CRISPR-Cas9 que puede suprimir el ADN defectuoso con un virus inofensivo. Ésta ha sido nombrada un par de «tijeras moleculares». Además de esta técnica, se emplea una estrategia terapéutica recientemente desarrollada conocida como LASER (liberación de acción lenta y acción prolongada) ART. Todo el tratamiento en conjunto apunta a los «santuarios» virales: mantener la replicación del VIH en niveles bajos durante largos períodos de tiempo. Esto también reduce la frecuencia de los tratamientos.

Los medicamentos de larga duración fueron posibles gracias a cambios farmacológicos en la estructura química de los antirretrovirales. El rebote del VIH se atribuye directamente a la capacidad del virus para integrar su secuencia de ADN en los genomas de las células del sistema inmunitario, donde permanece inactivo y más allá del alcance de los medicamentos antirretrovirales. Los resultados del estudio fueron presentados en Nature Communications.

LIBERACIÓN DEL VIRUS

 El fármaco modificado se empaquetó en nanocristales, que se distribuyen fácilmente a los tejidos donde es probable que el VIH permanezca latente. A partir de ahí, los nanocristales, almacenados dentro de las células durante semanas, liberan lentamente el medicamento. «Queríamos ver si LASER ART podía suprimir la replicación del VIH el tiempo suficiente para que CRISPR-Cas9 liberara completamente las células del ADN viral». Para probar su idea, los investigadores utilizaron ratones diseñados para producir células humanas susceptibles a la infección por VIH.