En el final del partido ante Pumas, Gignac marcó de cabeza su gol número 105, que lo puso como el máximo goleador en solitario de los Tigres

Infobae

 Tardó en llegar, pero hubo recompensa. El delantero francés André-Pierre Gignac se convirtió este domingo en el máximo goleador en la historia de los Tigres de la Liga mexicana de fútbol. Fue el festejo 105 para el ex Olympique de Marsella desde que llegó a México en 2015 para jugar el torneo mexicano con el conjunto felino. Y fue, justamente, en la misma cancha donde festejó su primera Liga, en el mismo año: el Estadio Olímpico Universitario. En la casa de los Pumas, Gignac volvió a rugir. El partido había sido trabado, competido, y sin muchos ataques claros de ambos equipos. Pero, cuando el reloj llegaba al último minuto de juego regular, todo cambió gracias al francés. Tras un buen centro del mexicano Luis “Chaka” Rodríguez, desde la derecha, el delantero de 33 años martilló el esférico, liberado de su marca, y mandó la pelota al fondo de la red de la portería defendida por Alfredo Saldívar.

Tigres ganó 1-0, en un partido disputado por la tercera fecha del Apertura 2019 mexicano, y Gignac, tras más de dos meses entre su gol 104 y el 105, pudo festejar su llegada a la cima absoluta en la lista de goleadores felinos. Hasta ahora, Gignac se encontraba igualado con el mexicano Tomás Boy, con el gol que el francés había anotado en la final de ida ante León en el torneo pasado (Clausura 2019). Desde entonces, era cuestión de tiempo para que el nacido en la localidad de Martigues, en la región francesa de Provenza, se hiciera con el récord absoluto. El delantero consiguió sus 105 goles en apenas 188 partidos. Dos veces fue campeón de goleo (en el Clausura 2016 y en el Apertura 2018). Además, es el segundo máximo goleador en activo, apenas por detrás del veterano Oribe Peralta (165 tantos), en el campeonato mexicano, a pesar de haber jugado apenas cuatro temporadas en la Liga MX.