En el marco de la reforma eléctrica, dos exintegrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca acusaron a Calderón de entregar bienes nacionales a empresas extranjeras

Expansión Política 

El expresidente Felipe Calderón Hinojosa fue denunciado ante la Fiscalía General de la República (FGR) por los delitos de traición a la patria y financiamiento al terrorismo.

La denuncia fue presentada el pasado 15 de marzo ante la delegación de la FGR en Oaxaca, por parte de Flavio Sosa Villavicencio y César David Mateos Benítez, dirigentes de la organización Comuna-Oaxaca y exvoceros de la Asamblea Popular de los Pueblos del estado (APPO).

Flavio Sosa publicó en su cuenta de Twitter el documento de la denuncia, en la que se establece:

“Venimos a denunciar formalmente a Felipe de Jesús Calderón Hinojosa por los delitos de traición a la patria, financiamiento al terrorismo y los que se lleguen a configurar en contra de la independencia y soberanía (del país)”.

En la misma se acusa que en su sexenio (2006-2012), el expanista entregó todos los contratos de la industria eléctrica y energética a empresas extranjeras, principalmente españolas, como Iberdrola, en la que Calderón fue consejero después de su mandato y hasta 2019.

“No hubo licitaciones, entregaron los contratos directamente a empresas extranjeras que luego vendían la electricidad al país mucho más cara, y ahora el pueblo mexicano está pagando las consecuencias”, se señala en la denuncia.

Sobre la acusación por financiamiento al terrorismo, se expone que, como presidente de México, Felipe Calderón destinó recursos del erario para la llamada “guerra contra el narcotráfico” y puso la estrategia en manos de Genaro García Luna, su entonces secretario de Seguridad y quien actualmente enfrenta cargos en Estados Unidos por delincuencia organizada.

La guerra contra el narco representa, en sí misma, una traición a la patria, pues además cobró la vida de miles de personas, acusan.

Los denunciantes manifiestan que , de acuerdo con el Código Penal Federal, el delito de traición a la patria se puede imputar cuando se “realicen actos contra la independencia, soberanía o integridad de la nación mexicana con la finalidad de someterla a persona, grupo o gobierno extranjero”.

Por este delito, indican, las sanciones son de cinco a 40 años de cárcel y multa de hasta de 50,000 pesos.

En mayo de 2019, Flavio Sosa Villevicencio presentó ante la Corte Penal Internacional de La Haya una denuncia en contra de Felipe Calderón por crímenes de lesa humanidad cometidos durante su sexenio.

El expediente fue entregado por el abogado y activista Arturo Peimbert, quien entonces era titular de la Defensora de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca. La denuncia fue suscrita por Emérito Marino Cruz, César Mateos y Germán Mendoza Nube, víctimas de la represión y tortura.

Esta denuncia se sostuvo en el fallo emitido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por violaciones graves en contra de miembros de la APPO en hechos ocurridos en 2006.

En esa fecha, la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) realizó una serie de protestas para exigir la renuncia del entonces gobernador Ulises Ruiz. Estas movilizaciones derivaron en represiones tanto en Oaxaca como en el Zócalo de la Ciudad de México.