OMS y Agencias

 

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad Covid-19, continúa extendiéndose por el planeta y ya ha infectado a más de 33.1 millones de personas, mientras que la cifra global de decesos se sitúa por encima de los 999.000 y la de los recuperados supera los 22.8 millones de personas.

El país más afectado es Estados Unidos, con más de siete millones de contagios y más de 204,000 fallecimientos, seguido de India, que supera ya los seis millones de casos y las 95,000 muertes, y de Brasil, que rebasa los 4.7 millones de casos y acumula más de 141,000 decesos.

Rusia también ha superado los 1.1 millones de contagios, mientras que Colombia y Perú sobrepasan los 800,000, al tiempo que México y Argentina rebasan los 700,000 infectados. España, por su parte, acumula más de 716,000 casos y más de 31,000 muertes, y es el país de la Unión Europea más afectado por la pandemia. 

Como resultado de la expansión del virus, más de la mitad de la población mundial ha sido sometida a algún tipo de confinamiento, se ha impuesto el distanciamiento social y los desplazamientos han quedado paralizados, al igual que la actividad económica, provocando una grave recesión por todo el planeta

El foco principal de la pandemia se sitúa en América, donde los contagios siguen creciendo y los fallecidos ya superan los 548.000. Europa, que ya ha sobrepasado los 228.000 muertos, superó una frase crítica de la pandemia e inició un proceso gradual de desescalada, como ya hicieron en Asia y Oceanía, pero ve como los brotes se multiplican e incrementan de nuevo la presión asistencial en varios países.

 

Europa

 

España (716.481 casos, 31.232 muertes). Los primeros casos se detectaron en febrero. El virus se extendió por el país en cuestión de semanas, lo que llevó al Gobierno a decretar el estado de alarma de marzo a junio y confinar a toda la población.

Tras un proceso de desconfinamiento por fases que duró varias semanas, el país entraba el 21 de junio en la denominada nueva normalidad, que recuperó la libertad de movimientos y abrió las fronteras a los viajeros de la Unión Europea y el espacio Schengen. Desde entonces, el crecimiento de los contagios se ha acelerado y el país se ha convertido en el que más contagios acumula de la Unión Europea.

 

Italia (309.870 casos, 35.835 muertes). Epicentro inicial de la pandemia en Europa, es ahora el segundo país de Europa con más víctimas mortales con coronavirus y el sexto del mundo.

El Gobierno italiano paralizó toda la actividad, a excepción de la esencial, durante dos meses y prohibió hasta junio la entrada y salida del país, antes de dar por controlada la epidemia. El estado de emergencia, que debía acabar a finales de julio, se prolongará hasta el 15 de octubre.

El Reino Unido es el país de Europa con mayor número de fallecidos y el quinto del mundo. Se han registrado más de 41,900 muertes, más de 50,000 según el ministerio de Sanidad y Atención Social, y más de 434,000 contagiados, entre ellos el príncipe Carlos, que superó la enfermedad, y Boris Johnson, que estuvo ingresado en una unidad de cuidados intensivos.

Ahora, ve de nuevo cómo la pandemia crece en todo el país en las últimas semanas y el Gobierno ha hecho obligatorio el uso de mascarillas en bares, restaurantes, tiendas y transporte público, además de ordenar el cierre de pubs y hostelería desde las 22:00 horas, unas restricciones para aplicar durante seis meses.

Francia es el tercer país de Europa con más muertos con coronavirus y el séptimo del mundo, al registrar más de 31,600 fallecidos, con más de 513,000 casos.

 

El Gobierno francés ha anunciado que el tiempo de cuarentena en casos de contagio o contacto con positivos pasa de 14 a siete días, con el fin de garantizar un cumplimiento estricto. Sin embargo, el país está viendo crecer a ritmo de récord los contagios diarios y ahora también la presión hospitalaria, con una batería de medidas para el cierre anticipado de bares, restricciones de público y de reuniones, que han sido criticadas por ayuntamientos y hosteleros. El Ejecutivo también quiere dar prioridad a la realización de test y llegar a un millón de pruebas semanales, con los laboratorios actualmente al límite.

Alemania ha superado los 9,400 muertos con más de 287,000 positivos de Covid-19. El Gobierno, que declaró el estado de emergencia a mediados de marzo pero no impuso un confinamiento tan estricto como en otros lugares, afirma tener “bajo control” el embate del coronavirus.

El Gobierno de Angela Merkel y las regiones abogan por un endurecimiento de las restricciones para contener los rebrotes de las últimas semanas, con recomendaciones expresas a no viajar a las consideradas zonas de riesgo.

Rusia ha dado cuenta de más de 1.1 millones de contagios, lo que le convierte en el país con más casos de Europa y en el cuarto del mundo, a pesar de que las autoridades aseguran tener bajo control la pandemia y de ser la primera nación en registrar una vacuna para hacer frente el coronavirus. Además, ha reportado más de 20,200 muertes, una de las tasas más bajas de letalidad del virus en el mundo, lo que ha llevado a que la OMS cuestione sus cifras.

Inmerso en la carrera por una vacuna contra el coronavirus, Rusia ha dicho que suministrará su fármaco contra la Covid, registrado bajo el nombre de Afivavir, a 17 países, entre ellos Argentina, Brasil, Chile y Colombia.

En Turquía, donde los casos superan ya los 314,000 y se han registrado casi 8,000 muertes, reconocen encontrarse actualmente en “el segundo pico de la primera ola” de la pandemia, con un incremento en los contagios diarios y llegando a nuevos picos de muertes en las últimas semanas. El Gobierno turco ha anunciado que los ciudadanos que den positivo por Covid-19 y mientan sobre con quién han tenido contacto pueden ser castigados con penas de hasta dos años de cárcel.

En el resto de Europa, la expansión de la pandemia es relativamente elevada en Ucrania, que ya supera los 206,000 contagios, Rumanía, Bélgica, Suecia y Países Bajos. Bielorrusia, Polonia, Portugal, Suiza o Moldavia también acumulan decenas de miles de casos positivos.

En junio, la Unión Europea recuperó la movilidad y desde julio permite la entrada a ciudadanos de terceros países, a excepción de Rusia, EE.UU. y América Latina.

 

América

 

Estados Unidos es el país más afectado del mundo, con más de siete millones de contagios y más de 204,000 muertes en apenas siete meses. La Administración Trump ha implantado diversas medidas para frenar el virus: suspendió los vuelos procedentes de Europa durante un mes, declaró la emergencia nacional y ha llegado a suprimir temporalmente los permisos de residencia y determinados visados para trabajadores extranjeros.

El país se convirtió el 10 de abril en el primero del mundo en registrar un aumento de más de 2,000 muertes en un solo día. Varios estados se han visto obligados a dar marcha atrás en sus desconfinamientos ante un repunte incesante de contagios en verano.

La situación ha sido menos grave en Canadá, que acumula más de 155,000 casos y lamenta más de 9,300 muertes, la mayoría vinculadas a residencias de ancianos. Sin embargo, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha advertido de que puede ser necesario ordenar nuevamente el confinamiento ante el constante aumento de casos, justo con el inicio del nuevo curso escolar.

La Covid-19 también se ha propagado por América Latina, que registra más de la mitad de los contagios del continente americano, lo que ha llevado a la OMS a situarlo como el nuevo epicentro mundial de la pandemia. La situación se agrava en pleno invierno en un continente lastrado por la pobreza y la falta de recursos.

Brasil es el más afectado y el segundo país del mundo con más casos y muertes; tanto es así que puntualmente ha llegado a superar a Estados Unidos en el número de muertes diarias y es el tercero del planeta en superar los cuatro millones de casos. Su presidente, Jair Bolsonaro, que dio positivo en coronavirus, ha optado por minimizar los efectos de la pandemia, en contra del criterio de sus colaboradores, algunos de los cuales han dimitido.

La rápida propagación del virus en Chile, Perú, Colombia, Panamá o Bolivia está desbordando los sistemas sanitarios del continente.

Con más de 76,000 muertos, México es el cuarto país del mundo por número de fallecidos con Covid-19, y aunque su presidente daba por “domada” la crisis, lo cierto es que se siguen registrando cifras récord de contagios. Por su parte, Perú es ya el país con más de un millón de habitantes con más muertes por cada 100,000 personas del mundo: tiene más de 32,000 muertos y 800,000 contagios.

El coronavirus es una amenaza en Chile, uno de los países del mundo con más contagios, pese a tener sólo 19 millones de habitantes. El Gobierno tuvo que declarar una cuarentena en la capital, el foco nacional de la expansión del coronavirus y llegó a confinar a siete millones de personas tras optar inicialmente por cuarentenas “dinámicas” en focos de contagio.

Chile mantiene aún las fronteras, las escuelas y los institutos cerrados y se encuentra con toque de queda nocturno y bajo estado de excepción por catástrofe hasta mediados de diciembre.

En cambio, países como Colombia y Argentina sí apostaron desde el principio por un aislamiento social obligatorio y generalizado. Eso no ha evitado que Colombia, que impuso restricciones desde el 25 de marzo, aún siga en el pico de la pandemia con cifras de contagios y muertes muy elevadas, ya por encima de los 813,000 casos.

 

Asia

 

China, el país epicentro del brote, especialmente en la provincia de Hubei y la ciudad de Wuhan, parece haber contenido la enfermedad y ha comenzado a detectar más casos importados que de contagio local, lo que ha llevado a las autoridades a prohibir la entrada de extranjeros. En junio las alarmas surgieron tras un brote en Pekín, con cientos de infectados, y el de la provincia de Xinjiang.

 

.

EE.UU. representa aproximadamente una quinta parte de esas muertes y actualmente informa más de 204,000 decesos relacionados con Covid-19.

Brasil tiene el segundo número más alto de muertes con más de 141,000 muertes y la India ha reportado más de 94,000.

 

En la última jornada se contabilizaron más de 316 mil positivos, la segunda cifra más alta en lo que va de pandemia, y 5 mil 700 muertes, por lo que se teme que se supere la barrera del millón de fallecidos el próximo martes, 29 de septiembre.

América suma 16.2 millones de casos, el sur de Asia 6.7 millones y Europa 5.6 millones, por lo que las tres regiones concentran más del 85 por ciento de los contagios globales.

Similar porcentaje suman las tres regiones en cuanto a cifras de fallecidos, dado que el continente americano ha notificado más de 546 mil, Europa 234 mil y Asia Meridional 110 mil.

Europa registró el sábado más de 80 mil nuevos casos, la peor cifra desde el inicio de la pandemia, y casi 900 muertes, una cifra que sube lentamente, pero aún es inferior a la primera oleada de la pandemia en marzo y abril, cuando se llegaron a superar los 5 mil fallecidos diarios en el Viejo Continente.

Más de un tercio de los casos globales se concentra en los dos países más afectados, Estados Unidos (a punto de superar los siete millones de contagios) y la India, con casi seis millones.

El tercer lugar lo ocupa Brasil, con cerca de 4.7 millones de infecciones, y el cuarto Rusia, con más de 1.1 millones.

Colombia está en quinta posición con casi 800 mil positivos, seguida por este orden de Perú (794 mil), México (720 mil), España (716 mil) y Argentina (691 mil).

Los pacientes recuperados son más de 24.4 millones, unas tres cuartas partes del total, y de los más de siete millones de casos activos un uno por ciento (unos 65 mil) se encuentra en estado grave o crítico.

Un radio de 5 km

Los 5 millones de habitantes de Melbourne, Australia, en lo sucesivo podrán dejar sus hogares en cualquier momento del día, ya sea para trabajar, hacer deporte o ir de compras. Pero deberán mantenerse en un radio de cinco km alrededor de sus casas, so pena de sufrir una multa de casi 5 mil dólares australianos (3 mil euros, unos 3 mil 500 dólares estadounidenses).

“Nadie tiene derecho de echar a perder lo que los habitantes de Victoria han hecho, y de propagar potencialmente la enfermedad”, indicó Daniel Andrews, primer ministro del estado de Victoria, del cual Melbourne es capital.

En Europa, las restricciones se multiplican para contener los nuevos brotes. La región de Madrid, en España, se apresta a extender las restricciones en vigor a nuevas áreas. A partir del lunes, 167 mil habitantes adicionales –superando así un millón de personas– solamente podrán salir de sus barrios para ir a trabajar, al médico o llevar a sus niños a la escuela.

En el Reino Unido, casi la mitad de Gales estará en confinamiento local: a partir de las 18:00 de este domingo, estará prohibida la entrada o salida en las ciudades de Cardiff y Swansea, salvo razones profesionales o estudiantiles.

En Francia, un colectivo de médicos pidió implementar “desde este fin de semana medidas drásticas”, para evitar “una segunda oleada más difícil de gestionar para hospitales y unidades de cuidados intensivos que la primera”.

En Bruselas, bares y cafeterías tendrán que cerrar sus puertas a las 23:00 (21:00 GMT) a partir del lunes. Y en Italia, los ‘tifosi’ se sienten muy frustrados porque, por ahora, los estadios de la península no pueden acoger a más de mil aficionados por partido.

Estas estrictas medidas provocan descontento y protestas en todo el mundo, como en Londres donde, el sábado, diez personas fueron detenidas y cuatro policías resultaron heridos en una manifestación que concentró a miles de opositores a las restricciones.

Carrera por una vacuna

 

La carrera de las vacunas ya comenzó y cada país quiere asegurarse que su población pueda disponer de dosis suficientes. Estados Unidos, Europa y Japón ya han reservado más de la mitad de las dosis que estarían disponibles en un comienzo.

En la Asamblea General anual de la ONU, América Latina y Australia reclamaron un acceso gratuito a futuras vacunas.

India, el mayor fabricante de vacunas del mundo, prometió el sábado a través de su primer ministro, Narendra Modi, utilizar sus recursos en la lucha contra la pandemia “en ayuda de toda la humanidad”.