Aseguró que los transportistas se verán obligados a mejorar sus unidades, brindar más seguridad y un mejor servicio

Ignacio Badillo

En rueda de prensa, el gobernador del Estado, Miguel Barbosa Huerta, anunció que el aumento a la tarifa del transporte público se aplazará dos semanas, por lo que las unidades de las rutas poblanas seguirán cobrando 6 pesos. Asegurando que a él no le corresponde dar a conocer la nueva tarifa, aseveró que serán la Secretaría de Transporte y los concesionarios quienes den a conocer el nuevo costo del pasaje. Aseguró que con la firma del convenio “Por la mejora y dignificación del transporte”, los concesionarios se ven obligados a mejorar las unidades del transporte público, así como instalar medidas de seguridad al interior de las mismas. Tal es el caso de cámaras de vigilancia, botones de pánico y sistemas de posicionamiento global (GPS) conectados directamente con el Complejo Metropolitano de Seguridad Pública C-5. De igual forma, criticó a las anteriores administraciones estatales por no incrementar la tarifa, debido al costo político que implica; sin embargo, aseguró que lo que se busca es no afectar la economía de los poblanos y que tanto las unidades como los transportistas brinden un mejor servicio a los usuarios. Finalmente, comentó que se revisarán las concesiones de transporte público otorgadas durante las administraciones estatales pasadas para detectar irregularidades que pudieran haber surgido.