Jesús Lemus

El presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, Lorenzo Rivera Sosa, confió que la denuncia por la venta de menores a través del DIF Estatal en los gobiernos del PAN, no quede en letra muerta y se sancione a los responsables.
En el encuentro con los medios de comunicación, señaló que el gobierno estatal a cargo de Miguel Barbosa Huerta, tiene los elementos para señalar a los presuntos responsables de este hecho.
Destacó que no se puede permitir este grave hecho, luego de que pudo jugarse con las familias poblanas para que “de manera legal” mediante el proceso de adopción, pudieran tener un hijo.
Agregó que también está consciente que en los gobiernos emanados del PAN, hubo varios priistas que trabajaron en dichas administraciones; por lo tanto, no podría deslindarlos en caso de estar vinculados con la presunta venta de menores en el DIF Estatal.
“No lo sabemos, pero quien ya lo denunció y además tiene el mando debería de investigarlo y denunciarlo, no es un tema menor”, señaló el priista, al afirmar que el tema es grave y de comprobarse este tema se debe proceder legalmente.
Es importante señalar que su declaración se desprende después de realizar un balance del primer año de gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.