Pidió que las autoridades federales hablen con la verdad sobre los trabajos que se van a realizar

 

Carolyne Rodríguez/@carolyne_rb

 

Para exigir que las autoridades federales hablen con la verdad y actúen de manera pronta, el doctor Miguel Ayón Villegas comenzó una huelga de hambre a las afueras del Hospital General Regional Número 36 del Instituto México del Seguro Social (IMSS), mejor conocido como “San Alejandro”, ya que oficialmente se tenía programado iniciar su demolición este 1 de mayo.

El médico, quien trabajó más de 25 años en el nosocomio, exigió que las autoridades federales hablen con la verdad sobre los trabajos que se van a realizar.

“Nosotros venimos a los hospitales a salvar las vidas, yo estuve como asesor experto en Dirección Regional IMSS, aquí fue mi alma máter, aquí atendí muchos partos y cirugías, cuántos internos y residentes que vi, fue uno de los mejores hospitales que hay, el IMSS es una de las mejores instituciones que hay en el país y no se vale que por autoridades que no tiene sentimientos tengamos que sufrir todos, trabajadores y la sociedad”, sostuvo.

Asimismo, atribuyó que por la falta de este nosocomio durante la pandemia del Covid-19, más de 200 trabajadores del Sector Salud perdieron la vida por contagiarse del virus, toda vez que el Hospital de la Margarita se saturó al 300 por ciento.

Reprochó que ante los altos contagios y saturación de nosocomios el gobierno federal no le preocupó acelerar las labores para rehabilitar San Alejandro para contar con más infraestructura hospitalaria.

El doctor, quien actualmente trabaja en el Instituto Mexicano del Seguro Social, en la Unidad de Medicina Familiar número 35, en el turno nocturno, destacó que el objetivo de la huelga es para exigir que se dé una solución al tema, toda vez que han pasado más de tres años para rehabilitar el nosocomio.

“Las autoridades nos deben hablar con la verdad, dónde está el personal para realizar estos trabajos, la Sedena, las constructoras para la demolición, que realmente sea transparente, estamos hartos de sufrir con esto, por lo que deben tener un poco de corazón”, dijo.