Dos elementos más resultaron heridos; uno más, logró salir ileso del ataque

Exclusivas Puebla

Sin que hasta el momento se sepa cuál fue el móvil del atentado en el que murieron tres oficiales, un comando fuertemente armado, de por lo menos 15 sujetos, emboscó y ejecutó a tres policías del municipio de Huehuetlán El Grande, mientras que dos más resultaron heridos, y un sexto logró salir ileso del atentado. Los trágicos hechos se registraron la madrugada del pasado sábado, en calles de la colonia Agrícola Hidalgo, perteneciente a ese municipio, donde vecinos de la zona reportaron decenas de detonaciones sobre la calle principal, además, uno de los oficiales involucrados en el mortal ataque, que cobró la vida de dos hombres y una oficial, fue confirmado por uno de los sobrevivientes, que, por sus propios medios, logró regresar a la comandancia de la policía para dar aviso de lo que había ocurrido. Era ya cerca de la una de la mañana de ese 14 de julio, cuando 5 elementos de la Policía Municipal de esa demarcación, en compañía del tesorero, recorrían las calles de la comunidad a bordo de la patrulla P-001. Lo hacían por la colonia Agrícola Hidalgo, cuando, de momento, fueron emboscados por un comando fuertemente armado, de por lo menos 15 a 20 sujetos, los cuales viajaban a bordo de dos camionetas, una de color blanco y otra gris, tipo Ford Explorer.

Justo al llegar a la calle principal, empezaron a accionar sus armas, que, de acuerdo a los peritajes iniciales, llevados a cabo por integrantes de la Fiscalía General del Estado (FGE), embalaron en el lugar de los hechos casquillos de armas R-15 y hasta Ak-47, mejor conocidas como cuernos de chivo. En el lugar de los hechos, y al instante, fallecieron el comandante de la policía de Huehuetlán, Héctor Vélez Ponce, de 32 años y vecino de Acatzingo; la oficial Saly Judith Villa Parra, de 23 años y el oficial Nicanor Pedraza, de 48 años. Con ellos, iban Noel Hernández, de 38 años, quien es elemento de la Policía Municipal, el cual resultó herido de bala en tórax, piernas y glúteo izquierdo; además del tesorero, Rodrigo Velasco Montiel, quien recibió impactos de bala en una de sus piernas y a la altura del brazo derecho. Pero de esta emboscada, sólo un oficial más, del cual no se reveló su nombre, logró escapar ileso del tiroteo, para llegar, por sus propios medios, hasta la comandancia de la policía y alertar al resto de sus compañeros y autoridades.

Los heridos fueron trasladados al Hospital de Traumatología y Ortopedia en Puebla capital, mientras que las autoridades investigan el atentado para saber quién se atribuye el ataque en el que murieron tres oficiales, dos hombres y una mujer. Hasta ahora, se desconoce el móvil de este atentado.