Odemaris González

 

Félix “El Diamante” Verdejo, boxeador de origen puertorriqueño, acudió este domingo, por voluntad propia, a las autoridades federales en Puerto Rico al ser acusado del violento asesinato de una mujer de 27 años de edad, perteneciente a la isla.

El cadáver hallado el pasado sábado, 1 de mayo, flotando sobre las aguas de la laguna San José, en la capital puertorriqueña de San Juan, corresponde a Keicha Marlen Rodríguez Ortiz, quien mantenía una relación extramarital con el pugilista.

El atleta puertorriqueño mantenía una marca profesional de 27-2 y 17 KO´s, sin embargo tenía tres cargos federales: secuestro, robo de auto y asesinato.

La hoy occisa estaba embarazada de Verdejo, quien ahora permanece detenido, sin fianza, debido a la gravedad de los crímenes de los que se le acusa, los cuales podrían llevarlo a la pena de muerte.

El FBI señaló que mantiene la cooperación de una persona anónima que cuenta con el conocimiento “de primera mano” acerca de los sucesos. La persona confirmo que el martes, 27 de abril, Verdejo había establecido contacto para que pudiera ayudarlo y terminar con el embarazo de Rodríguez Ortiz; ella mantenía una relación de 11 años con el boxeador boricua, quien, a su vez está casado con Eliz Marie Santiago Sierra, quien también ya fue interrogada por la policía.

El pasado 29 de abril, Félix Verdejo realizó contacto con la víctima, quedando en verse en un punto cercano a donde ella vivía. El testigo y el boxeador se encaminaron rumbo a la reunión en una camioneta Dodge Durango negra, la cual ya fue embargada por autoridades, ya que fue captada por cámaras de seguridad en la escena del crimen.

Según documento oficial del FBI, la ahora fallecida arribó al punto de encuentro en un automóvil Kia Forte, color gris y posteriormente subió al coche de Verdejo. Luego de la conversación que tuvieron, el puertorriqueño golpeó a Ortiz en su rostro y después la drogó, seguido de esto, él y el testigo la ataron con un cable a un bloque; se dirigieron al famoso puente Teodoro Moscoso, ubicado en San Juan y la arrojaron al agua, no sin antes dispararle con un arma de fuego.

La empresa que promueve al peleador boricua, Top Rank, informó este sábado que “monitoreaba la situación” y que estaban “perturbados” al ver las acciones del boxeador.