Redacción

Puedes dormir genial. Tienes tu espacio íntimo. Sueles tener la posibilidad de ir a nadar. Te preparan el desayuno. Puedes jugar a tus juegos favoritos. No tienes que dormir en la casa de nadie y sentirte presionado.


Bien, hasta aquí hemos enumerado una serie de ventajas seguras que tienes cuando pasas tiempo libre o vacaciones en una habitación de hotel. ¿Sólo por estas cuestiones es tan divertido alquilar un cuarto en un alojamiento en cualquier parte del mundo? Ya veremos que hay más.

El único compromiso que tienes en una habitación de un hotel es contigo mismo y con cierto protocolo del alojamiento. Eso hace que el cuarto sea tuyo y de nadie más durante el tiempo que pases allí, lo que significa que además de dormir puedes encontrar diferentes maneras de hacer que tu estadía allí sea la más entretenida.

En este artículo te presentamos algunas de las más geniales opciones que tienes cuando te alojas en un hotel: diversión, comodidad, no hay compromiso con familiares ni amigos (el tiempo es exclusivamente tuyo) y encima te hacen la cama y te preparan el almuerzo. ¡Hay que ser creativos!

1. Convierte e cuarto en tu base de operaciones

Todo un cuarto para ti. Y tu pareja si la tienes. ¿Qué más puedes pedir? No tienes que ajustarte más que a bajar a desayunar. El resto sólo depende de ti. Así, si quieres practicar golf de interiores, terminar de escribir un ensayo, estudiar o simplemente ver televisión, tu propia habitación de hotel se vuelve una opción incomparable para, además de estar como quieres, hacer exactamente lo que quieras y con quien lo desees.

2. Una pequeña fiesta

¿No te interesan los museos? ¿No te imaginas horas en la playa tostándote bajo el sol? ¿Simplemente quieres pasarla bien? Si eres ciertamente responsable, una gran idea es invitar a algunos amigos que tengas en la ciudad – o que te hayas hecho en el hotel – pedir unos tragos o habilitar el minibar y dejar que transcurra la noche con todas las sorpresas agradables que eso conlleva. ¡Luego no conduzcas!

3. Jugar a tus juegos favoritos

Tus gustos son tuyos y de nadie más. O de alguien más especial que hayas encontrado en la vida. ¿Te gusta jugar a los juegos de casino en línea, pero la rutina no te lo permite? Supongamos que estás en México y quieres jugar en, por ejemplo, Casino Caliente – juego en línea seguro para mexicanos – y ganar cierto dinero con tus apuestas. ¿Qué mejor que estar en tu cuarto de hotel con una buena conexión a Internet y tu trago favorito?

4. Duerme como nunca o ármate tu spa
Un colchón de hotel es siempre preferible a un futón en casa de conocidos o una bolsa de dormir. Incluso, quizás, que tu propia cama. Allí tienes una oportunidad perfecta para disfrutar de uno de los placeres – o dos de ellos – más importantes de nuestras vidas. Si acaso sufres de dolores de espalda, el colchón de tu habitación, mullido y confortable, te los hará olvidar desde la primera noche. Por otra parte, piensa en modo spa. No importa si el hotel no tiene uno real, en tu habitación lo tienes todo. Date una ducha caliente, cúbrete con una bata recién lavada, pon tu música preferida y ¡ommm!

5. ¡Feliz cumpleaños!
Vamos, no seas tímido. Cuéntale al conserje del hotel que es tu cumpleaños. Con esta información, el personal del lugar se deshará para hacerte pasar una jornada increíble. Bueno, no imagines cosas alocadas pero ellos tendrán en cuenta tu día especial y lo mínimo que harán por ti es enviarte un hermoso ramo de flores y una botella de champagne para que brindes con quien quieras.