Eduardo Sánchez

 Cerca de cumplir un año al frente de la ciudad de Puebla, Claudia Rivera Vivanco no ha logrado dar respuesta a los poblanos, pero sí ha logrado unir a diversas organizaciones sociales que han mostrado su inconformidad ante la alcaldesa y han conformado frentes para buscar destituir a la morenista. Al inicio de esta semana se formó el último grupo que buscará reunir alrededor de cien mil firmas, así como llevarán un registro de los delitos con más auge en la ciudad, para posteriormente presentarlo ante la Cámara de Diputados local. De acuerdo con Hilario Gallegos Gómez, vocero de este frente, indicó que son los movimientos Antirreeleccionista Poblano, de Ciudadanos Incluyentes, el Observatorio Laboral Ciudadano, Organización de Reintegración Social y el denominado Ruta 5, quienes conforman el proyecto ciudadano para la revocación de mandato. Entre los temas que motivan a las organizaciones a buscar esta acción se encuentra la percepción de inseguridad, pues de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la cual revela que cada nueve de diez poblanos se sienten inseguros en la capital poblana. Asimismo, estos grupos han mencionado el abandono de programas sociales, iniciando con la labor del DIF municipal, además de las pocas acciones que se han realizado en las juntas auxiliares.

 Pero ellos no han sido los únicos sobre este camino, pues integrantes de asociaciones de sonidos, payasos y sexoservidoras también habrían anunciado desde el pasado mes su intención por exigir la revocación de Claudia Rivera Vivanco. Estas organizaciones se vieron motivadas a promover la destitución de la alcaldesa, luego de que autoridades municipales les impidieran el acceso a la Avenida Reforma, entre la 3 Norte, para realizar una protesta pacífica en la plancha del zócalo. Así como señalaron la insuficiencia de los titulares de Gobernación y Seguridad Pública y Tránsito Municipal (Ssptm), René Sánchez Galindo y María de Lourdes Rosales Martínez. No hay que olvidar el posicionamiento de la comunidad LGTBTTIQ, respecto al “apoyo” que la alcaldesa trató de dar en la marcha anual. En este caso, se indicó que la morenista sólo buscó politizar el movimiento y señalaron a Majo, quien es integrante del Comité Municipal de Adjudicaciones, así como es presidenta del colectivo “Asociación para la Protección de la Pluralidad Sexual y Derechos Humanos” (APPS). Ante la presión de organizaciones sociales, algunos partidos políticos también se terminaron de sumar a esta acción, como fue el caso de los panistas, quienes buscaron desde el Congreso completar esta petición. Pese a las exigencias y las muestras de inconformidad por parte de los poblanos, la presidenta municipal ha reiterado en varias ocasiones no ceder el cargo, e incluso la dirigencia nacional de Morena tuvo que intervenir para dar apoyo a la alcaldesa tras las duras críticas que ha recibido su administración. Estas son sólo algunas de las organizaciones civiles que ya han mostrado su inconformidad con los trabajos de Rivera Vivanco y del resto de funcionarios que pocas acciones han tenido desde su arribo en el pasado mes de septiembre.