Exclusivas Puebla

La ambición económica y de poder ha llevado a muchos personajes a realizar lo que, coloquialmente, se conoce en la política como “chapulinear”, que no es más que traicionar los ideales de la corriente política a la que perteneces, en busca de diversos beneficios con otra corriente, tales como un cargo público.

Tal es el caso de Víctor Díaz Palacios, pues su ambición lo ha llevado a traicionar al PRI y ofrecer su “incondicional” apoyo a Morena, siendo que de la mano del tricolor logró ser diputado local y federal y otros cargos públicos.

Incluso, en su momento, renunció a las filas del Revolucionario Institucional, dirigiéndose a través de un tweet a Claudia Ruiz Massieu, entonces presidenta del partido.

VÍNCULOS CON MANZANILLA

Cuando Fernando Manzanilla Prieto arribó a la Secretaría de Gobernación, incorporó por fuera a Víctor Díaz, quien más tarde se convertiría en su operador político en la Sierra Nororiental, de ahí el chapulineo y traición, característicos de este personaje.

 

¿DUEÑO DE SU DISTRITO?

Al representar al Distrito 3, con cabecera en Teziutlán, por parte del PRI, asegura ser el dueño de dicho distrito, incluso ha llegado a ofrecer posiciones políticas en éste a cambio de sumas de dinero, defraudando a muchas personas, aprovechando su posición en el Poder Legislativo.

Presume de estructura política para posicionar a aspirantes o candidatos, sin embargo, una vez que obtiene su beneficio económico, no se interesa en cumplir su palabra.

 

SIN BENEFICIOS PARA SU DISTRITO

 Al representar al Distrito 3, Víctor Díaz es señalado por los teziutecos de vivir del erario público, pues no ha conseguido beneficios para sus representados, por lo que el conocimiento de su trabajo dentro de los ciudadanos es casi nulo, mientras que su rechazo por esta misma causa va en aumento todos los días.

También es señalado de dedicarse a vivir de los recursos que, por ley, son para beneficio de los ciudadanos y de ser un mercenario dentro de la vida política, atacando a quienes no comparten sus ideas, incluso si se trata de mujeres, a quienes ha desprestigiado desde sus múltiples cargos.

 

MISÓGINO

 Cabe señalar que Víctor Díaz Palacios es un político misógino que ha buscado bloquear a mujeres como Sandra Montalvo y Laura Zapata para poder conseguir sus objetivos, destacando que esta última, incluso, presentó una denuncia por violencia política de género, debido a la serie de descalificaciones que sufrió por parte del ex diputado.

Esta demanda terminó en una solicitud de reconsideración, así como el caso que ha vivido recientemente Delfina Pozos Vergara, quien ha sido víctima de calumnias e injurias ante compañeros de partido a nivel nacional para bloquearla.

 

PRESUMÍA TÍTULO Y CÉDULA PROFESIONAL, SIN TENERLA

 Durante su estancia en el Congreso, aseguraba tener su título de Licenciado en Contaduría Pública desde 2016; sin embargo, al llegar a la Cámara de Diputados, dicho registro cambió para 2018, por lo que, 2 años antes mintió al respecto.

Lo mismo ocurre con su Cédula Profesional (11351833), misma que cambió la fecha de expedición cuando llegó como diputado federal por parte del PRI.