Canacintra acusa a campesinos de oportunistas por pedir dinero a VW

Redacción

Son tres dispositivos “sónicos” antigranizo los que la empresa Volkswagen de México emplea para reducir el tamaño del hielo o transformarlo en agua, y con ello, reducir las afectaciones a los vehículos que se fabrican y almacenan en patios de la armadora en Cuautlancingo. Así lo informó en conferencia de prensa Julio Marín Leal, director de Gestión Ambiental y Sustentabilidad del consorcio, quien explicó que estos son avalados por el sector agrícola desde mayo pasado, los cuales son empleados para proteger sus autos terminados frente a las lluvias atípicas, mismas que han provocado pérdidas económicas cercanas a los 20 millones de dólares en el último año, por lo cual, la industria recurrió a esta alternativa. Puntualizó que los permisos con los que cuenta la empresa para el uso de estos dispositivos fueron otorgados por la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (Sdrsot), que es la institución competente para otorgar estas facultades. Asimismo, de estar avalados por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), precisó que se están analizando otras alternativas para aminorar los daños que causa el granizo, aunque comentó que, de momento, mantendrán estos cañones que garantizan el cuidado del medio ambiente. Por su parte, Gabriel Covarrubias Lomelí, presidente estatal de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), defendió el uso de los cañones antigranizo por parte de Volkswagen, al asegurar que este tipo de prácticas son ancestrales. Acusó de oportunistas a los grupos de campesinos que exigieron al gobierno que frene el uso de dichos artefactos, además de una compensación superior a los 70 millones de pesos a la empresa. Además, afirmó que el uso de los cañones no genera ninguna afectación a los cultivos de los pobladores, quienes sólo buscan desestabilizar a la empresa automotriz.