Muy Interesante

Puede que no sepas el nombre de su creador, pero las luces navideñas son un objeto que brilla en demasía, particularmente cuando llega diciembre. Fue en 1882 cuando Edward Johnson, socio de Thomas Alva Edison y presidente de la Edison Company for Electric Lighting, unió con alambre 80 focos de color blanco, rojo y azul a fin de colocarlos alrededor de un árbol de navidad. Nacido en 1846, Edward Hibberd Johnson provenía de Filadelfia. A los 19 años, estaba trabajando para el general William Jackson Palmer en el Kansas Pacific Railroad. Johnson eventualmente se convirtió en el asistente de Palmer, y en 1871, Palmer lo envió a administrar la Automatic Telegraph Company en Nueva York, lugar donde contrató a Thomas Edison, de 24 años. Cuando Edison patentó la bombilla en 1880, su valor exacto era difícil de medir. La electrificación generalizada todavía estaba a décadas de distancia. Aun así, Johnson, Edison y otros invirtieron USD 35,000 para formar la Edison Lamp Company para vender las bombillas. Para 1882, Johnson se había convertido en el vicepresidente de la Edison Electric Light Company. Durante su mandato, vivió en una de las primeras áreas «cableadas» de la ciudad de Nueva York.

Un día Johnson tuvo la idea de aprovechar la electricidad disponible y encargó a la compañía un conjunto de bombillas especialmente hechas para reemplazar las velas que se usaban con frecuencia para encender los árboles de Navidad. Los primeros hilos eléctricos que Johnson encargó tenían 80 bombillas del tamaño de una nuez roja, blanca y azul, que cablea