Los fuertes problemas de tomas clandestinas en este municipio han hecho que el presidente quiera visitarlo primero antes que otro lugar de Puebla

Eduardo Sánchez

Durante el fin de semana, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer que la primera visita oficial a tierras poblanas será en el municipio de Huauchinango, luego de haber rechazado invitaciones pasadas, pero ¿por qué Huauchinango? Puebla ha sido una de las entidades con mayor incidencia en el tema del combate al huachicol, ya que algunas zonas se encuentran sobre los principales ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y son los que alimentan varias regiones. En 2016, cuando el tema tomó un segundo aire y acaparó reflectores a nivel nacional por los enfrentamientos entre ladrones de combustible y elementos del Ejército, municipios como Palmar de Bravo o Acatzingo se encontraban entre los principales focos rojos de la entidad. En ese tiempo, la Policía Federal llegó a tener reportes de seis mil 300 y seis mil 800 litros de gasolina robada en dichos municipios, y un año después, la Sierra Norte destacó con cerca de 22 mil litros extraídos de forma ilegal. Huauchinango comenzó a ganar espacios en la lista de los municipios con presencia de estos grupos delictivos hasta el año pasado, entre enero y octubre de 2018, autoridades federales lograron asegurar más de 32 mil litros de gasolina y mil 500 de diésel robado, la cifra más alta en todo el estado. Desde la campaña de Andrés Manuel, rumbo a la presidencia, dicho municipio jugó un papel importante, y durante mayo de 2018 realizó la cuarta visita al estado, arribando a la Sierra Norte para hacer escalas en Huauchinango y Zacatlán.

HUAUCHINANGO Y EL DESPEGUE DEL ROBO DE COMBUSTIBLE

Durante 2018 se reportaron casos de corrupción, venta, transporte y distribución de combustible robado en Huauchinango, además de colocarse como uno de los diez municipios con más violencia en el estado. En el mes de julio, Rafael Zorrilla Alanís, presidente estatal de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), reveló que en municipios como Zacatlán y Huauchinango se vende huachicol extraído de otros estados que sirven como reserva para la venta del combustible, debido a los operativos que se realizan en otras partes del estado. Pero ese no ha sido el único problema que ha tenido Huauchinango, pues en noviembre, su presidente municipal Gustavo Vargas Cabrera denunció ante los diputados de la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior del Estado (ASE) que en el proceso de entrega recepción detectaron a policías municipales coludidos con células dedicadas al robo de combustible. Además de revelar que la detención y procesamiento de los detenidos relacionados con este delito se complicaba debido a que deben trasladarlos hasta la ciudad de Puebla, aplazando todo el proceso. Por otro lado, la Policía Federal detectó entre los meses de enero y octubre de 2018 siete de las 17 tomas clandestinas halladas en el estado, las cuales se encontraban en este municipio, que inclusive logró rebasar en incidencia a otros municipios que forman parte del Triángulo Rojo, como Acatzingo. La Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim) refirió que el resto de las perforaciones en los ductos de Pemex se encontraban en Ahuazotepec, Xicotepec, Zaragoza, Naupan, Teziutlán, Amozoc, San Martín Texmelucan y Xochimehuacan.

Por estas razones, el presidente del país anunció, tras los hechos vividos en Tlahuelilpan, Hidalgo, que visitaría Huauchinango el próximo 24 de enero para desincentivar el robo de hidrocarburos entre la población. La cita está programada a las 10:00 horas del jueves y se realizará en la explanada de la escuela Betancourt y estará a cargo de la Secretaría de Bienestar, en la que también se dará orientación a la población sobre los peligros de la extracción ilegal de combustible.