Kelly Bandala

El sorprendente Volcán Popocatépetl es un regalo de la naturaleza para los poblanos pues, aunque nos ha causado varios sustos, siempre es maravilloso admirar su belleza mediante las fotografías, videos o en vivo. Algo que es curioso de nuestro volcán es que no tiene un sólo nombre, muchas personas y medios lo llaman como “Don Goyo”, pero ¿de dónde viene este segundo nombre?

El apodo “Don Goyo”, proviene de los habitantes de Santiago Xalitzintla, una población que está a tan solo 12 km. del volcán; se dice que hace muchos años un campesino de esta comunidad caminaba tranquilamente por las faldas del volcán, de repente vio a un hombre que aparentaba edad avanzada, este dijo llamarse Gregorio Chino Popocatépetl y que era la personificación del espíritu del volcán.

El anciano le contó al campesino que sus apariciones no eran tan seguidas pues sólo ocurrían cuando el volcán haría una erupción y que se manifestaba mediante sueños o a las faldas del volcán para alertar a la comunidad de Santiago Xalitzintla; el anciano también aseguró tener el poder de tranquilizar a las personas. Después de hacer estas confesiones el anciano desapareció de la vista del campesino.

El campesino bajó a la comunidad muy sorprendido y asustado; cuando llegó, este contó a sus conocidos lo que le había sucedido durante su caminata y poco a poco su historia llegó a todos los pobladores quienes comenzaron a llamar al anciano “Goyo”. Desde ése día los habitantes de la comunidad confían en lo que aquel campesino contó y se dice que en la comunidad existe una familia que tiene constante comunicación con el espíritu.

Los habitantes de Xalitzintla confían y aprecian tanto el espíritu del volcán que ya es tradición acudir a las faldas del volcán cada 12 de marzo, día de San Gregorio Magno, para festejar su santo llevando flores, alimentos y regalos y así festejar su santo, así el volcán siempre estará contento.