Ante la venta fraudulenta de Lobos BUAP que aparentemente cometieron el empresario Mario Mendívil y demás gente involucrada

Huber García

 La participación de los Bravos de F.C. Juárez en Primera División sigue en duda, toda vez que la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) demostró ante notario público, con expediente AG/2688/2019, que se invalidó la venta inicial, cuando la empresa Garden Teas de México, propiedad de Mario Mendívil, incurrió en varias irregularidades en los convenios firmados, el 30 de abril y 13 de diciembre de 2018. Será el 12 de julio, en audiencia judicial, cuando se definirá qué pasará con la franquicia, toda vez que el empresario Mario Mendívil presuntamente defraudó a la BUAP por 270 millones de pesos. Cabe hacer mención que en un contrato está estipulado que la empresa de Mendívil tendría que saldar 180 millones de pesos a la casa de estudios, en un periodo a más tardar de tres años, además que este mismo contrato menciona que no se podía ceder al equipo sin el consentimiento de ambas partes. Aun en el hipotético caso de que la venta del equipo estuviera en regla, es decir, con el aval de la BUAP, se tendría que indemnizar a la institución educativa con 90 millones de pesos. Con anterioridad, el abogado de la casa de estudios, Igor Trujillo, señaló que Televisa, Mendívil y la Liga MX sabían que era necesaria una anuencia por parte de la universidad para hacer cualquier movimiento relacionado a la franquicia Lobos BUAP. “Conocían que se necesitaba la anuencia por parte de la universidad para hacer cualquier transferencia… cuando tú sabes que hay un tercero que tiene también derechos respecto de un bien, necesitas el finiquito de ese tercero para seguir negociando”, dijo el abogado.