Aseguró estar centrado en sus actividades de campaña

Jesús Lemus  

 Alberto Jiménez Merino, candidato del Partido Revolucionario Institucional a la gubernatura de Puebla, señaló que la dirigencia estatal priista debe solucionar los conflictos con aquellos ediles emanados del instituto político que se dedican a echar tierra a la campaña que se realiza y muestran su apoyo a otros partidos. Jiménez Merino consideró que los priistas deben estar conscientes que llegaron al cargo público gracias a la confianza que recibieron del partido para aparecer en las boletas electorales de julio 2018. Resaltó que la única manera de hacer frente a estos escenarios, es seguir demostrando a sus adversarios políticos que sin el derroche de recursos públicos y con propuestas reales, se puede concretar su victoria en junio próximo. “No es asunto del candidato, sino del presidente del partido y secretaria general; el PRI estará atendiendo este tipo de situaciones. Yo estoy enfocado en mi campaña y eso lo continuaré hasta que llegue el momento de las votaciones”.

El candidato del tricolor también prometió ser conciliador con los diversos sectores del estado, principalmente con integrantes de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) 28 de Octubre, que en los últimos años fueron perseguidos políticos. Lo anterior se desprende tras su reunión con integrantes de la 28 de Octubre, en la que estuvo Rubén Sarabia “Simitrio” y quien fue encarcelado por el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas. Mencionó que su gobierno, una vez que gane las votaciones de junio próximo, escuchará y atenderá demandas sociales de todos los líderes, sin caer en persecución política en contra de algunos personajes que opinen diferente a su administración. También se comprometió a impulsar esos proyectos de comercialización, para convertir a los mercados en un centro de abasto de comercialización de altura, donde los poblanos tengan la certidumbre para comprar sus productos de la canasta básica.