En lo que va de 2018, medios locales informan que las autoridades han localizado al menos tres fosas en distintos municipios del estado

Eduardo Sánchez

Los problemas de inseguridad han hecho eco tanto en medios de comunicación, Organizaciones No Gubernamentales (ONG´s), dependencias de gobierno, así como entre pobladores, sin embargo, existe un problema latente entre los poblanos del que poco se ha hablado como lo son las fosas clandestinas. El más reciente documento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), respecto a las fosas clandestinas halladas en el país durante los últimos 10 años, indica que en al menos 15 entidades, entre las que se encuentra Puebla, no se han reportado este tipo de entierros. Sin embargo, en lo que va de 2018, medios locales informan que las autoridades han localizado al menos tres fosas en distintos municipios del estado, mientras que el informe de la CNDH de 2017 indica que se reportaron un total de cuatro casos desde 2012. La investigación de periodistas independientes de la editorial de Quinto Elemento Lab., publicada en días recientes, dio a conocer mediante un recuento hemerográfico que de 2006 a 2016 en México autoridades estatales han encontrado mil 978 fosas clandestinas y la PGR reportó 232 casos. Al menos un total de 2 mil 884 cuerpos fueron encontrados. En 2016 sólo se habían reportado dos hallazgos, para 2010 la cifra anual era de 105 en al menos 14 estados; un año después había ascendido a 375 en 20 entidades federales. La información fue obtenida mediante solicitudes de información realizadas a las fiscalías de los 32 estados de la República, pese a esto las cifras son inexactas y difieren de los datos obtenidos por la CNDH.

PUEBLA CON 8 CASOS EN 6 AÑOS

La CNDH indicó en su reporte del mes de septiembre que en Puebla no habían sido encontradas fosas en al menos 10 años: “Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Ciudad de México, Durango, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tabasco, Tlaxcala y Yucatán no se hallaron fosas clandestinas”, señala el reporte. Mientras que las entidades federativas en que se halló el mayor número de fosas clandestinas, según el muestreo de la CNDH, son: Veracruz, 37; Chihuahua, cuando menos 22; Sinaloa, 22; Zacatecas, 17 y Jalisco, 14, mientras que los estados en que fueron exhumados el mayor número de cuerpos son Jalisco, 126; Veracruz, 83; Nayarit, 70; Zacatecas, 51 y Chihuahua, 59. Sin embargo, de acuerdo con un recuento hemerográfico realizado por esta casa editorial se logró encontrar ocho casos durante los últimos seis años. El primero de ellos en el municipio de Tzicatlacoyan. El 27 de enero de 2012 se encontraron enterrados los cuerpos de tres mujeres, a quienes autoridades lograron identificar como Irma Flores y sus hijas Abril, de seis años, y Brisa, de dos, quienes habrían sido asesinadas por Socorro Pardo Cruz Alan, en complicidad de Aparicio Pérez, alías “El Halcón”, este último de 17 años, y quien grababa sus asesinatos en su teléfono.

Un año después, en el municipio de Santiago Miahuatlán, se encontraron tres cuerpos enterrados. Dos cadáveres no lograron ser identificados; mientras que del tercero se logró saber que pertenecía a una empleada doméstica, quien había sido reportada como desaparecida. En 2014, en el municipio de Venustiano Carranza se encontraron otros tres cuerpos que fueron identificados como Daniel Díaz Téllez, Gerardo Téllez Cortés y su hermano Daniel, los tres provenientes de Veracruz. Los casos se redujeron a cero durante los tres años siguientes, pero en 2017 se volvieron a encontrar una fosa con dos cuerpos en la junta auxiliar de San Sebastián Teteles, del municipio de Acatzingo. En este caso, sólo se logró identificar a una de las víctimas. A finales de ese año, se hallaron tres cuerpos enterrados en la zona de pozos, ubicada en los límites de Huixcolotla y Acatzingo, uno de ellos se encontraba en estado avanzado de putrefacción.

En enero y febrero de este año fueron encontradas partes de restos humanos en la misma zona, Policía Municipal de Huixcolotla y Bomberos de Tecamachalco extrajeron los restos. En enero se encontraron dos cuerpos y en febrero sólo se encontró uno. Por último, en el municipio de Tecamachalco, se encontró una fosa clandestina que una banda de secuestradores usaba para desaparecer a sus víctimas. Agentes de la Fiscalía Investigadora de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (Fisdai) localizaron restos humanos y tras especulaciones señalaron en su momento que podían pertenecer a Ángel Morales Ugalde, ex candidato independiente de Palmar de Bravo, quien había sido reportado como desaparecido, aunque esta versión se descartó. La problemática de las fosas clandestinas también se ve ligada al crimen organizado, este tipo de prácticas se popularizó como narcofosas durante su periodo de mayor avistamiento, y muchas veces se evita usar ese apelativo.