Consideró Lorenzo Rivera que el ex gobernador es responsable de sus propios actos

Jesús Lemus

El presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, Lorenzo Rivera Sosa, declaró que el ex gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, es responsable de sus propios actos, por lo que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se enfocará a sus actividades de campaña para ganar el Gobierno del Estado en la próxima elección extraordinaria del 2 de junio. Rivera Sosa aclaró que no se presentará un proceso de expulsión en contra del ex gobernador Mario Marín por la orden de aprehensión en su contra ante el caso Lydia Cacho y sentenció que cada quien es responsable de sus propios actos y de responder ante la justicia, en caso de existir un delito.

El presidente del CDE del PRI mencionó que los poblanos requieren de propuestas de trabajo para el estado de Puebla y no de asuntos que deriven en una polarización estéril, que en su momento desanime la participación ciudadana. “Nos deslindamos de todos los actos y actores de nuestro partido, cada personaje debe ser responsable de sus actos y, lo que hoy nosotros hacemos, es construir la unidad, además de un gran proyecto para Puebla”. Rivera Sosa defendió la idea de que el PRI no está enterado de la orden de aprehensión en contra del ex gobernador de Puebla, en la cual también habría otros 12 personajes, entre empresarios internacionales y ex funcionarios públicos. Lydia Cacho afirmó la semana pasada que han pasado 13 años de su lucha jurídica para mandar a prisión aquellos responsables de la tortura que sufrió cuando publicó su libro Los Demonios del Edén, donde pone al descubierto una presunta red de pederastia en Puebla.

Cacho señaló que son 19 presuntos responsables, entre empresarios internacionales y funcionarios públicos, los autores intelectuales del delito de tortura que sufrió. Recordó que en julio de 2018, el Comité de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza, emitió por primera vez una resolución en contra del Estado mexicano, que pide al Gobierno la reparación del daño integral y reconocimiento de los crímenes en su contra. Dijo que el año pasado, personajes ligados al gobierno del ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, le entregaron un chaleco antibalas y le aseguraron que su vida corre peligro.