BBC / El Universal

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró ayer que, sea cual sea el resultado en la elección presidencial de Estados Unidos, en México hay garantía de estabilidad económica y financiera.

“Estamos seguros que ante cualquier resultado en la elección de Estados Unidos, nosotros tenemos garantía de estabilidad económica y financiera”, dijo el titular del Ejecutivo en su conferencia de prensa en Palacio Nacional. 

El presidente López Obrador presumió que nuestra economía es sólida y sana, y nuestro país cuenta con la confianza de inversionistas extranjeros. 

El mandatario dijo que por respeto no opinará por ninguno de los dos aspirantes, el presidente Donald Trump y el demócrata Joe Biden.

“Nosotros padecimos cuando nos hicieron un fraude en el 2006 que por falta de responsabilidad o desinformación el gobierno español que cometió el error de reconocer el triunfo de Calderón antes que lo hiciera la autoridad electoral de México, bueno antes que lo hiciera el gobierno de Estados Unidos…” 

“Tenemos que ser respetuosos y esperar el momento, no adelantarnos, no hacer pronósticos y no tomar partido, si no queremos que un gobierno extranjero opine sobre lo que corresponde sólo a los mexicanos no debemos estar con actitudes injerencistas metiéndonos a la vida interna de otro país”.

El presidente López Obrador reprocho el pronunciamiento del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, en favor del candidato demócrata, porque el principio de no intervención está en la Constitución y “hay quienes protestan cumplirla y la violan”.

 

México resentirá golpe en economía

 

A su vez, expertos en política internacional opinaron que, sin importar quién gane la elección presidencial estadunidense, México resentirá las promesas, sobre todo en materia económica y comercial, que hicieron el demócrata Joe Biden y el republicano Donald Trump.

De acuerdo con especialistas, ambos seguirán muy de cerca el cumplimiento de los compromisos que se adoptaron con el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), lo que trae la posibilidad y el riesgo de que se abran paneles de controversia que afecten al país.

La académica de la Escuela Bancaria Comercial y directora de estrategias financieras gubernamentales de Estrategia Financiera, Verónica Arlette Zepeda, el coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la UNAM, Ignacio Martínez, y el socio director de la consultora Pondera, José Carlos Rodríguez Pueblita, explicaron a El Universal los pros y contras de cada candidato.

Zepeda considera que si gana Biden se puede tener una relación más institucional entre gobiernos, habrá un especial seguimiento de la Casa Blanca para que México cumpla los compromisos del T-MEC, sobre todo en la parte laboral y comercial.

En material laboral, México tiene grandes pendientes como la falta de libertad sindical y con acusaciones sobre el trabajo infantil, temas que pueden provocar controversia.

Otro aspecto que caracterizaría una administración con Biden es la protección de la industria nacional, de las empresas y en todos los aspectos económicos.

Este proteccionismo también le agrada a Donald Trump, como se ha visto a lo largo de los más de tres años que lleva como presidente, por lo que de permanecer es posible que mantenga las políticas, dijo la experta en econometría y finanzas públicas.

Para Martínez, el demócrata Biden puede implementar mecanismos para una mayor vigilancia en el cumplimiento de México en temas laborales, el principal talón de Aquiles del país en los compromisos del T-MEC.

Por ello, considera el experto, será trascendental que logre prosperar la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador de desaparecer el outsourcing que no otorga seguridad social a los trabajadores.

Aun así, considera que la victoria del demócrata hace previsible que, en la primera quincena de febrero, es decir, una vez que asuma como mandatario de Estados Unidos, se presenten las primeras demandas contra México en material laboral.

Consideró que el país aun así saldrá raspado sin importar si llega Biden o Trump, porque ambos advirtieron que implementarán medidas para impulsar el mercado estadounidense, lo que incluye medidas proteccionistas e incentivos a su sector productivo.

Trump lo ha dejado claro durante su presidencia al implementar aranceles que protegen a la industria estadounidense de las diversas importaciones, acciones que mantendrá, de acuerdo con el experto.

Además, prevé que deje las políticas fiscales que incentivan a la industria estadounidense.