Se presume que se trata de una guerra desatada por el control de la región

Exclusivas Puebla

Al menos seis personas muertas fue el saldo que dejó un brutal enfrentamiento entre presuntas bandas delictivas, esto en el kilómetro 224+200 de la autopista Puebla-Orizaba, a la altura del municipio de Esperanza. Los hechos habrían ocurrido la madrugada de este martes al filo de las 04:30 horas, cuando un grupo de alrededor de 20 personas se enfrascaron en una balacera sobre esa vía de comunicación, que arrojó siete muertos, cuyos cuerpos quedaron regados en la cinta asfáltica con dirección a Veracruz. Hasta ahora se tiene conocimiento de que se trató de un enfrentamiento entre bandas delictivas, que se sospechan son de Puebla y Veracruz y que se disputan el control de la zona para el trasiego, distribución y venta de armas, drogas y hasta el robo de combustible, entre otros delitos. De acuerdo con algunos testigos, varios de los cuales circulaban por el lugar al momento de que ocurrieron los hechos, la balacera se registró justo cuando un comando armado de unas 10 a 12 personas que viajaban a bordo de camionetas con batea lograron interceptar a unas 8 o 10 personas más que circulaban por esa autopista en vehículos varios y empezaron a abrir fuego contra ellos.

Las supuestas víctimas, respondieron a la agresión accionando sus armas, siendo que le intercambio de balas duró alrededor de unos 45 a una hora, provocando pánico entre los pocos automovilistas que circulaban por esa vía de comunicación y que tuvieron que regresar por la ruta que venían, para no ser alcanzados por las balas, y los cuales alertaron a las autoridades de lo que pasaba. Fue cerca de las 04:15 horas que se dio este enfrentamiento, pero no fue sino hasta las cinco y media que al sitio arribaron elementos de la policía estatal y municipal de Esperanza, tan sólo para confirmar la alerta emitida por testigos de los hechos. Con base en las imágenes que se llegaron a difundir a través de las redes sociales, se puede apreciar que varias de las víctimas de ese mortal ataque tenían en sus cuerpos cartulinas con leyendas de advertencia, que presuntamente firma el Cartel Jalisco Nueva Generación y que señalan a los occisos de secuestrar y asaltar a transportistas en esa zona del estado.

Esta ola de violencia se suma a los muertos encontrados en una fosa clandestina en San Mateo Cuanalá, perteneciente a Juan C. Bonilla, donde fueron encontrado los cuerpos torturados y ejecutados de dos personas. Es así que los poblanos llegaron a vivir otro día negro en materia de violencia con esta balacera que dejó un saldo de seis personas muertas, y se presume que habría un herido del bando contrario, hecho que no ha habido forma de confirmar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.