Eduardo Sánchez

 La mala calidad del aire es un tema que ha estado en boca de los poblanos durante las dos últimas semanas, luego de que el Sistema Nacional de Información del Aire (Sinaica) reportara parámetros elevados de partículas suspendidas en toda la zona metropolitana, sin embargo, la contaminación ha ido en aumento desde 2011 y las acciones de autoridades han brillado por su ausencia. Este lunes, Carlos Flores, coordinador general de Protección Civil a nivel nacional, explicó, mediante su Twitter, que la densa capa de bruma que ha cubierto a Puebla es un fenómeno meteorológico llamado “Calima”, que consiste en la presencia de partículas muy pequeñas de polvo, arcilla, arena o ceniza en suspensión. “Estos componentes son capaces de refractar la luz solar, produciendo un color rojizo durante los atardeceres. En este caso, se trata de ceniza y humo producido por los incendios forestales de gran extensión que se han registrado en el país y que son transportados por el flujo de vientos hacia el centro del país”, puntualizó.

Al mismo tiempo, las cifras del Sistema de Monitoreo Atmosférico reportaron que este 13 de mayo, Puebla amaneció con un índice de calidad del aire de 123 puntos, que se encuentra en la categoría de una “mala” condición del aire y que genera daños graves a la salud. Pese a todo esto, no es la primera vez que los poblanos nos hemos enfrentado a estas crisis ambientales, según datos de diferentes instituciones, aunque en los últimos 3 años, autoridades de gobierno han negado la contaminación.

MISMA CONTAMINACIÓN QUE CDMX DESDE 2016

En marzo de 2016, el entonces gobernador Rafael Moreno Valle daba a conocer, mediante un tuit, que en Puebla se mantenía una buena calidad del aire, e incluso se negó a aplicar el programa Hoy No Circula, a pesar de haberse comprometido con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Dos meses después, el estudio Global Urban Ambient Air Pollution Database, realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), revelaba que la Ciudad de México presentó un promedio anual de cifras contaminantes de 20 PM 2.5, misma cifra que en Puebla, otorgando a ambos estados el séptimo lugar de las ciudades más contaminadas en México. Un año después, la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial reveló que en 289 días de los últimos seis años, Puebla ha sobrepasado la cantidad de contaminantes en el aire permitida por la norma de Salud Ambiental, sobre todo los lineamientos referentes a partículas que generan molestias oculares, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

 En 2018, la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente reprobó a los estados de Durango y Puebla por no cumplir aspectos importantes de la NOM-156-Semarnat-2012 que estipula condiciones y especificaciones para establecer y operar los Sistemas de Monitoreo de la Calidad del Aire en México. Esta norma se aplica en zonas metropolitanas y asentamientos con más de 500 mil habitantes o con emisiones superiores a 20 mil toneladas anuales de contaminantes, criterios primarios a la atmósfera. A mediados de 2018, académicos como Emma Regina Morales García de Alva, coordinadora de la maestría en Hábitat de Ibero Puebla, afirmaba que desde la llegada del morenovallismo, el gobierno de Puebla había dejado de aplicar las mediciones de la contaminación atmosférica en la zona metropolitana.

Así como se carecía de información de monitoreo, pues las valoraciones que realizaban las dependencias de gobierno no daban cifras exactas. “Los resultados que nos daban eran siempre los mismos, que la contaminación estaba en lo aceptable”, puntualizó. Sin embargo, ese mismo año, el Congreso del Estado aprobó que las mediciones de la contaminación del aire fueran de dominio público a través de Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire (Sinaica). Esta misma dependencia, reportó el día lunes que por segunda semana, Puebla había rebasado los límites permitidos por la Norma Oficial Mexicana y registraba mala calidad del aire.

La estación de medición de Agua Santa reportó:

PM10: 115 puntos de 75 permitidos.

PM2.5: 75 puntos de 45 permitidos.

La estación de Las Ninfas tiene la peor medición en PM10:

PM10: 128 puntos de 75 permitidos.

PM2.5: 68 puntos de 45 permitidos.

Mientras que la estación de la Universidad Tecnológica de Puebla (UTP):

PM10: 107 puntos de 75 permitidos.

PM2.5: 88 puntos de 45 permitidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.