Los jóvenes sienten que su voto no cuenta: Aguilar Víquez

Por Diego Armando Cuautle/@dcuautle

En el actual proceso electoral la decisión de los jóvenes será importante pero hay que ver que no están interesados e identificados en los discursos políticos que manejan los interesados en ocupar algún puesto de elección popular, no es apatía sino inconformidad de como se les trata, señaló Fidencio Aguilar Víquez, investigador en Ciencias Políticas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

“Ahora que hay espacios de dialogo, cuando menos en el ámbito electoral hay una creciente no indiferencia pero si una falta de interés en los temas políticos, no les interesa el discurso de los actores políticos, no se sienten identificados”, dijo.

Recordó que en la época de José López Portillo, Manuel Echeverría y Miguel de la Madrid, donde había un régimen hegemónico dominado por un presidencialismo y solo un partido, “los jóvenes de aquel entonces vivíamos con preocupación pero con valentía, nos interesábamos en las cuestiones políticas con la certeza de que se caminaba poco pero que podíamos hacer algo  a pesar de que el régimen no permitía los espacios”.

Actualmente dijo, los jóvenes sienten que su voto no cuenta, ahora ellos lo hacen repudiando, no es apatía, es un acto de rechazo, su medio de rebeldía es quizá mostrar ese rechazo. Comentó que los candidatos que sean elegidos para buscar algún puesto importante tanto en lo local y nacional deberán  crear estrategias adecuadas para poder convencer a los ciudadanos de 18 a 35 años quienes no ven con buenos ojos el actuar de los partidos políticos.

Subrayó que los temas de económica e inseguridad deberán ser de los más importantes dentro de la agenda en este 2018 en el que se estará eligiendo al próximo presidente de la república, a los 500 diputados federales y a los 128 senadores. Además, 8 entidades elegirán gobernador y la Ciudad de México un nuevo jefe de Gobierno.

Finalmente dijo que el tratar de regular la opinión pública en las redes sociales, no es saludable para la democracia en México, “por naturaleza no es una buena idea, esos espacios hay que dejarlos tal y como están”.

Siempre el riesgo es la anarquía, ese tipo de planteamientos siempre terminan favoreciendo a los que tienen más poder, las redes sociales necesariamente deben servir para equilibrar llas ideologías partidistas”, dijo.