La pandemia llevó a un recorte presupuestal de 2020 que incluyó al Metro, y uno de los proyectos que lo sufrió fue la modernización de Subestación Eléctrica de Alta Tensión Buen Tono

Los presupuestos para el metro desde el 2015 a la fecha 

  • 2021: 15,081.9 mdp
  • 2020: 15,652.7 mdp
  • 2019: 15,652.7 mdp
  • 2018: 17,548.9 mdp
  • 2017: 16,473.0 mdp
  • 2016: 15,849.7 mdp
  • 2015: 15,062.7 mdp

“Desde que entramos sabíamos un tema de instalaciones eléctricas ya muy antiguas y que había que modernizarlas y por eso se están dedicando recursos suficientes, porque eso es importante que se sepa”,

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno 

Expansión Política 

La Subestación Eléctrica de Alta Tensión (SEAT) de Buen Tono, que suministra al Metro y fue consumida por las llamas éste sábado, sufrió un recorte presupuestal en el 2020 que afectó su modernización.

El recorte se dio como parte del golpe a los recursos del sistema de transporte ante la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19 en que se disminuyeron 1,452 millones de pesos para el año pasado.

Antes de ser consumido por las llamas aparentemente por la falla en uno de los cuatro transformadores, está subestación daba energía para mover las líneas 1, 2 y 3 del Metro que junto a las 4, 5 y 6 quedaron inhabilitadas por el siniestro.

En el incendio una mujer policía murió y 30 personas fueron hospitalizadas por inhalar el humo además de que con la suspensión del servicio de las 6 líneas se afectó a 1.4 millones de pasajeros al día, que tuvieron que ser movilizados con camiones del RTP y trolebuses.

“Se disminuyeron las asignaciones a los proyectos del Capítulo 6000 denominados ‘Obras de renovación de infraestructura en estaciones de las Líneas de la Red del STC’ y ‘Obras para la reconstrucción de galerías para cables del SEAT Buen Tono hacia las Líneas 1, 2 y 3’.

“No implican una reducción en la capacidad operativa actual del Metro”, señala la Secretaría de Finanzas en el ‘Informe de Avance Trimestral enero-septiembre 2020.

El recorte a este proyecto se aplicó pese a que el actual Gobierno capitalino había reconocido la urgencia de atender el deterioro en la Subestación Buen Tono, donde también se encuentra la Central de Control I, ‘cerebro’ desde el cual se controla la operación de la mitad de la red del Metro de la ciudad, con las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6.

“Los equipos que forman parte de estas instalaciones son obsoletos y presentan fallas constantes, al haber transcurrido más de 50 años de operación ininterrumpida”, señaló el propio Metro en junio de 2020 en el Anexo Técnico de las bases para la licitación 30102015-002-20.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, reconoció este domingo que desde el principio de su administración sabía de la situación en que se encontraba la Subestación Buen Ton, por lo que su administración inició un proyecto de modernización y mantenimiento.

“Desde que entramos sabíamos un tema de instalaciones eléctricas ya muy antiguas y que había que modernizarlas y por eso se están dedicando recursos suficientes, porque eso es importante que se sepa”, dijo en conferencia de prensa.

El ‘Proyecto de obra para la construcción de galerías para cables de la SEAT Buen Tono hacia las Líneas 1, 2 y 3’ tenía un avance del 85% hasta septiembre del año pasado, de acuerdo con el informe trimestral de la Secretaría de Finanzas.

Por su parte, Serranía agregó que su antigüedad de los transformadores eléctricos y su ubicación implicaban riesgos.

“El espacio hoy que ocupan es enorme, muy mal puestos debajo del centro de control, ese fue el problema fundamental, si hubiera estado en otra instancia, hoy no tendríamos problemas, estaríamos recuperando la energía simplemente, el problema fundamental es que están debajo del centro de control uso transformadores muy antiguos que son un riesgo, por sí mismos”, señaló.

 

EL PRESUPUESTO DEL METRO

 

El Metro de la Ciudad de México tiene asignados 15,081 millones 871,997 pesos este 2021, el presupuesto más bajo recibido por el Sistema de Transporte Colectivo (STC) en los últimos seis años.

Los recursos asignados para el principal sistema de transporte de la capital en este año son apenas 19 millones de pesos más de los que recibió el Metro en 2015 y contrastan con el presupuesto de 2018, cuando tuvo la mayor cantidad de recursos con 17,548 millones 952,560 pesos, una diferencia de 2,467 millones 80,563 pesos.

El presupuesto por año asignado para el STC Metro se incrementó hasta 2018 y comenzó a disminuir a partir de 2019, con el inicio de la administración de la actual jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

No obstante, el Congreso local aprobó uno de los mayores recursos para la modernización del Metro en diciembre de 2019 por 38,734 millones de pesos.

El recurso será pagado a 19 años con ingresos propios y participaciones federales de 2021 a 2039 y su propósito es la compra de 30 trenes nuevos, la modernización del pilotaje automático, la rehabilitación y mantenimiento de vías e instalaciones electrónicas y electromecánicas de la Línea 1.

 

RETRASO DE MEDIO SIGLO

 

Jorge Gaviño, director del Metro entre 2015 y 2018, adviertió que las instalaciones de Buen Tono tienen un retraso tecnológico de medio siglo.

“Es un edificio muy viejo, muy bien construido pero que tiene en su planta baja unos transformadores.

“Estos transformadores en su momento fueron portento de la tecnología pero tiene 51 años esa tecnología y ahora hay sistemas mucho más eficientes, menos onerosos desde el punto de vista energético y también más seguros”, explicó en entrevista con Expansión Política.

El ahora legislador perredista señala que el STC Metro y el Gobierno capitalino deben transparentar la información como las bitácoras de mantenimiento para revisar qué fallas se presentaron y cómo fueron atendidas para definir si hay funcionarios responsables por omisión o negligencia.

“(Determinar) si pudo haber sido previsto hay responsables por acciones u omisiones. Vamos a tener que esperar a que venga el dictamen técnico para ver si efectivamente se pudo haber previsto”, comentó.

Con instalaciones de los 70 dirigiendo el principal sistema de transporte de la Ciudad de México y décadas de desgaste, la Central de Control I era una “bomba de tiempo”, señaló Víctor Alvarado, titular de Movilidad y Cambio Climático de la organización El Poder del Consumidor.

“Nos estamos enfrentando a una bomba de tiempo por el desgaste de la operatividad. Ahora ocurrió este incendio, quizá en seis meses puede ocurrir otra circunstancia y esto se debe en gran medida a las desatenciones que han sido parchadas por otras administraciones”, alertó en entrevista.

El experto indicó que mientras las líneas 4, 5 y 6 se pondrán en funcionamiento este martes, aún se mantiene la mayor afectación con las líneas 1, 2 y 3 detenidas, pues representan el 43% de la demanda del servicio en la red del Metro.

Alvarado consideró urgente una transformación real del centro neurálgico del Metro para resarcir el medio siglo de atraso con el que se operaba en la Central de Control de Buen Tono.

“Tiene que existir un proyecto de ingeniería de innovación para el Centro de Control, ya no voltear para ver que el cerebro del Metro es todavía atendido por sistemas analógicos cuando nos encontramos en una era digital”, expuso.